Você está na página 1de 7

Atención Primaria. M. Beltran Vilella et al.–Abordaje de los problemas de salud mental desde atención primaria.

Vol. 28. Núm. 1. 15 de junio 2001 Relación con los servicios de apoyo especializados

ORIGINALES

Abordaje de los problemas de salud mental


desde atención primaria. Relación con los servicios
de apoyo especializados
M. Beltran Vilella, N. Salleras Marcó, C. Camps García, P. Solanas Saura, E. Igual Massalles
y M. García-Oria
CAP Maluquer Salvador. Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Girona.

Objetivos. Conocer la relación entre asistencia primaria (AP) y salud mental (SM), valorando:
a) percepción de los problemas de SM en AP: formación de los profesionales y relación médico-
Introducción
paciente, y b) relación entre AP y los servicios de soporte especializados: reuniones de coordinación
y motivos de las derivaciones.
Diseño. Estudio descriptivo.
En las últimas décadas se está
Emplazamiento. Siete centros de AP que comparten el mismo centro de salud mental (CSM) impulsando desde la OMS un
de la Regió Sanitària Girona. nuevo sistema de salud basado en
Participantes. Todos los médicos de AP de los 7 centros (n = 66).
Mediciones y resultados principales. Encuesta específica, anónima y autoadministrada, que consta la atención primaria (AP). Parale-
de 71 ítems tipo Likert, distribuidos en 14 campos; 51 respuestas (77,2%); un 60,4% valora lamente, la reforma en la asisten-
positivamente su formación en SM; un 100% considera que una buena relación médico-paciente cia psiquiátrica desplaza la aten-
mejora la adhesión al tratamiento, y un 76,5% la ve dificultada por falta de tiempo.
Los pacientes agresivos y manipuladores provocan un mayor grado de tensión (70,6 y 66,7%). ción hospitalaria hacia servicios
Lo más valorado de la relación con el CSM es su apoyo en el seguimiento de los pacientes (69,6%) comunitarios de salud mental.
y el acuerdo en la división de responsabilidades en el tratamiento de los trastornos mentales (71,1%).
Las formas de apoyo más valoradas son las reuniones de interconsulta (80,4%) y las interconsultas
Ambos nuevos sistemas compar-
telefónicas (78,4%). ten sus bases filosóficas: despla-
Los factores que más condicionan la derivación al CSM son las ideas de suicidio (96,1%) y la zan la atención individual hacia
gravedad de la sintomatología (94%).
Conclusiones. Sería necesario ofrecer mayor formación al médico de AP sobre SM. la comunitaria, el tratamiento ha-
Los médicos de AP consideran escaso el tiempo que pueden dedicar a sus enfermos psiquiátricos. cia la prevención y la promoción
La disponibilidad de un equipo de apoyo especializado es indispensable en AP. de la salud, se plantea la necesi-
Palabras clave: Atención primaria. Salud mental. Organización y administración. dad de trabajar en equipo y la
participación comunitaria, en de-
TACKLING MENTAL HEALTH PROBLEMS FROM PRIMARY CARE: RELATIONSHIP finitiva, el cambio de un modelo
WITH SPECIALIST SUPPORT SERVICES biomédico a un modelo biopsico-
Objectives. To find the relationship between primary care (PC) and mental health (MH) by evaluating:
social1. En este mismo sentido, en
1) perception of MH problems in PC: training of professionals and doctor-patient relationship, and 1992 Tizón explicaba: «La aten-
2) relationship between PC and specialist support services: coordination meetings and reasons for ción primaria tiene que estar ba-
referrals.
Design. Descriptive study. sada en la prevención y promo-
Setting. Seven PC centres that share the same mental health centre in the Girona Health Region. ción de la salud, por lo que se
Participants. All the PC doctors from the 7 centres (n = 66). orientará hacia una atención con-
Measurements and main results. Specific, anonymous and self-administered survey, with 71 Likert-
type items, distributed in 14 fields. 51 replies (77.2%). 60.4% valued positively their MH training. tinua, global y globalizadora del
100% thought that a good doctor-patient relationship improves adherence to treatment, and 76.5% paciente, como unidad personal
saw this hindered by lack of time. Aggressive and manipulative patients caused a higher level of
tension (70.6% and 66.7%). The point most highly valued of their relationship with the MH centre was
inmersa en la comunidad.»2 Nos
its support in patient follow-up (69.6%) and the agreement to share responsibilities for treatment of encontramos, pues, ante un nuevo
mental disorders (71.1%). The forms of support most valued were: inter-clinical meetings (80.4%) and concepto de sistema sanitario, lo
inter-clinic telephone consultations (78.4%). The factors most conditioning referral to the MH centre
were ideas of suicide (96.1%) and the seriousness of the symptoms (94%). cual obliga a replantearse el pa-
Conclusions. Greater MH training should be offered to PC doctors. PC doctors think they have little pel y funciones de la AP y su rela-
time available to devote to their psychiatric patients. Availability of a specialist PC support team is ción con la salud mental (SM).
essential.
La elevada prevalencia de tras-
Key words: Primary care. Mental health. Organisation and administration. tornos mentales en la comunidad,
(Aten Primaria 2001; 28: 39-45)
que oscila en un 10-25%, pudien-
do llegar a un 50%3-8, hace que los
Correspondencia: Marta Beltran Vilella.
índices de morbilidad psiquiátri-
Cap Maluquer. C/ La Força, 3. 17004 Girona. ca detectados en AP sean muy al-
Correo electrónico: mbeltranv@papps.org tos9, siendo la mayoría de estos
Manuscrito aceptado para su publicación el 24-I-2001. trastornos psiquiátricos tratados

97 39
Atención Primaria. M. Beltran Vilella et al.–Abordaje de los problemas de salud mental desde atención primaria.
Vol. 28. Núm. 1. 15 de junio 2001 Relación con los servicios de apoyo especializados

por médicos de AP y un pequeño ABS y se recogieron 2-4 semanas más Formación en SM


tarde en los mismos centros.
porcentaje remitidos a SM (uno Las variables estudiadas fueron: datos
de cada 20 en una serie del Reino de filiación del médico encuestado, per- Los médicos de AP consideran es-
Unido9). Consecuentemente, se cepción de la formación en SM de los tar mejor formados en el manejo
plantea la necesidad de una es- médicos de AP, relación médico-pacien- de la relación con el paciente
trecha cooperación entre ambos. te, detección de problemas de SM desde (88%) que en el manejo de psico-
Los tres tipos posibles de interac- la AP, intervenciones que realiza el mé- fármacos (65%) o en la capacidad
ción entre ambos niveles son: de dico de AP delante de un problema de para establecer diagnósticos psi-
derivación, de reemplazo y de en- SM, asunción de los pacientes de SM, quiátricos (58%). Un 60% opina
lace. Es este último modelo el de derivación al CSM y valoración de la que su formación en SM es buena
coordinación entre el CSM y las ZBS.
elección según los expertos, ya o excelente. El 98% coincide en
que permite una estrecha colabo- opinar que un programa de for-
ración entre AP y SM, adecuando Análisis estadístico mación continuada en SM es muy
las experiencias en psiquiatría a Los datos de las encuestas fueron intro- importante. En general los varo-
la realidad de la AP mediante el ducidos en una base de datos del pro- nes (82%) se consideran mejor
desarrollo de actividades de inter- grama dBase III plus, y la explotación formados en SM que las mujeres
consulta y no limitando la rela- estadística fue mediante el programa (30%) (p = 0,00027); consecuente-
SPSS, versión para Windows. Llevamos
ción con los CSM al mero asesora- mente, un 70% de las mujeres a
a cabo un análisis descriptivo de las ca-
miento1. racterísticas de los profesionales y de
menudo o siempre deriva al CSM,
El objetivo de nuestro estudio es toda la encuesta. mientras que de los varones sólo
aportar datos sobre un tema de Para comparar las proporciones usamos lo hace el 41% (p = 0,048).
interés como es la relación entre la prueba χ2. En los casos que había >
AP y otras especialidades médi- 5% de casillas con valor esperado < 5, Relación médico-paciente (RMP)
cas, en este caso SM, evaluando usamos la corrección de continuidad de
diferentes aspectos: la relación Yates, a pesar de ser muy conservadora. Un 94% de los médicos está de
médico-paciente y sus dificulta- Sin embargo, prácticamente en ningún acuerdo en que la RMP es muy
des, la detección de trastornos caso se modificaba la significación esta- importante para determinar
dística respecto a la χ2 de Pearson o el
mentales por parte de AP y la cómo será la evolución de la en-
test exacto de Fisher.
coordinación entre AP y SM. fermedad y que una buena rela-
ción condiciona una mejor evolu-
Material y métodos Resultados ción (100%), a pesar de verse difi-
Se trata de un estudio descriptivo De la población global encuestada cultada por la falta de tiempo
transversal de percepción u opinión de- (66 médicos de AP), colaboraron (76%). Por otro lado, la mayoría
clarada. Como población tomamos todos voluntariamente 55, es decir, un considera que es necesario man-
los médicos de AP de las 7 zonas básicas 83,3%. tener actitudes similares con los
de salud (ZBS) que comparten el mismo pacientes psiquiátricos y no psi-
CSM, un total de 66 médicos, con una Datos de filiación-características quiátricos (70%), a pesar de que
cobertura de 125.530 habitantes de una de los profesionales los primeros requieren un mayor
población urbana y rural. esfuerzo para establecer una bue-
Como instrumento para la recogida de De los participantes, el 57% fue na RMP (98%).
datos utilizamos la encuesta GGM (Gu-
varón y el 43%, mujer, de edades
tiérrez-Gisbert-Montilla) para AP, que
había sido desarrollada y utilizada pre- comprendidas en 29-65 años, con Actividades que realiza el médico
viamente en las Áreas X y XI de la Co- una media de edad de 43 años. de AP
munidad Autónoma de Madrid los años Respecto a la especialidad médi-
1993 y 1995, respectivamente10,11. Se ca, un 57% era médico general y Un 90% de los médicos, a menudo
trata de una encuesta autoadministra- el 43% había obtenido la especia- o siempre, realiza el estudio de la
da, anónima e individual, que consta de lidad de medicina de familia vía patología psiquiátrica antes de
14 campos constituidos por un total de MIR. El 88% de los médicos me- derivar al CSM. En los centros
71 ítems, que se evalúan con una escala nores de 40 años era especialista coordinados con el CSM, el 100%
tipo Likert del 1 al 4. Las preguntas son en medicina de familia y comuni- de los médicos nunca o casi nunca
cerradas, excepto dos que se valoran
taria, frente al 18% de los mayo- prescribe placebos, mientras que
con porcentajes. Fue traducida del cas-
tellano al catalán por el equipo investi- res de 40 años (p < 0,0005). en los centros no coordinados el
gador y para garantizar la comparación En el momento del estudio un 21% lo hace a menudo o siempre
entre los 3 estudios se realizó la retro- 63% de los médicos se coordinaba (p = 0,039).
traducción por una persona bilingüe con el CSM, un 27% no tenía coor- En los centros coordinados la
ajena al trabajo. Las encuestas se en- dinación y un 10% no respondió a prescripción de placebos no la rea-
tregaron a los coordinadores de las 7 esta pregunta. liza nunca o casi nunca un 100%

40 98
Atención Primaria. M. Beltran Vilella et al.–Abordaje de los problemas de salud mental desde atención primaria.
Vol. 28. Núm. 1. 15 de junio 2001 Relación con los servicios de apoyo especializados

70

60

50

40

30

20

10

0
Demandantes
Trastornos de la personalidad

Trastornos de la alimentación
Rentistas

Dependientes

Mal pronosticados

Enfermos crónicos
Agresivos

Manipuladores

Ideas suicidas

Toxicómanos

Psicóticos

Locuaces

Alcohólicos

Ansiosos

Demencia

Depresivos
Figura 1. Tipo de pacientes que crean mucha o máxima tensión.

de los médicos, mientras que en o siempre realiza derivaciones al ficultades para que acepten la de-
los centros no coordinados el 21% CSM. Los factores que más condi- rivación.
lo hace a menudo o siempre (p = cionan estas derivaciones son las En la figura 1 reflejamos el grado
0,039). ideas autolíticas (96%), la grave- de tensión que provoca en el mé-
Un 100% de los médicos de AP dad de la patología (94%) y la di- dico cada tipo de paciente de SM.
considera que facilitan al enfermo ficultad en el manejo del paciente
consejo y apoyo, el 71% realiza un (80%); otros motivos que también Relación con el CSM
abordaje familiar y el 61% un condicionan dicha derivación en
abordaje social con ayuda de los menor grado son: el conocimiento Con relación a la división de res-
asistentes sociales. Así pues, es- insuficiente del trastorno (35%), ponsabilidades entre el CSM y AP
tas intervenciones son las que con la elevada presión asistencial en lo que refiere al tratamiento de
más frecuencia realiza el faculta- (30%), la actitud que toma el pa- los trastornos mentales, un 80%
tivo de AP con los pacientes de ciente frente a su derivación al de los médicos de centros coordi-
SM. Sin embargo, un 98% de los CSM (31%), la mala relación con nados cree que es suficiente o mu-
médicos nunca o casi nunca reali- el paciente (22%) y la dificultad cha, mientras que opina así sólo
za tratamiento grupal. Entre el en el manejo de psicofármacos el 22% de los facultativos de cen-
resto de los datos, cabe destacar (15%). Un 95% de las mujeres mé- tros no coordinados (p = 0,0038).
que el abordaje familiar lo lleva a dicos opina que la dificultad en el Un 57% de las mujeres piensa
cabo el 64% de los médicos con manejo del paciente condiciona su que el envío de informes sobre pa-
menos de 25 pacientes al día, derivación, mientras opina así el cientes remitidos de nuevo a AP
frente al 92% de aquellos con más 69% de los varones médicos (p = con frecuencia se retrasa, mien-
de 25. 0,045). Un 98% de los médicos a tras que sólo el 28% de los varo-
En cuanto a las derivaciones, en- menudo o siempre explica al pa- nes comparten esta opinión. Este
contramos que un 53% de los fa- ciente el porqué de su derivación retraso es considerado excesivo
cultativos encuestados a menudo al CSM, aunque un 80% tiene di- por un 62% de los médicos meno-

99 41
Atención Primaria. M. Beltran Vilella et al.–Abordaje de los problemas de salud mental desde atención primaria.
Vol. 28. Núm. 1. 15 de junio 2001 Relación con los servicios de apoyo especializados

División de responsabilidades CSM/EAP

Apoyo del CSM a los pacientes retornados

Asistencia del EAP a la coordinación

Asistencia del CSM a la coordinación

Frecuencia de coordinación

Demora en atención ordinaria

Retraso de informes

Diferencias de criterio

Demora de urgencias

Desacuerdo con el tratamiento

Altas improcedentes

0 10 20 30 40 50 60 70 80

Porcentaje

Figura 2. Grado de acuerdo con la situación actual en relación a diferentes aspectos.

res de 40 años, mientras que sólo cree que la forma de apoyo tipo día (31%) y los que ven 25 o me-
el 30% del resto de médicos lo reuniones de interconsulta sobre nos pacientes al día (20%).
considera así (p = 0,032). casos previamente solicitados
En la figura 2 representamos la por el profesional de AP es satis- Pacientes que presentan
valoración que hacen nuestros factoria o muy satisfactoria, un problema psiquiátrico
médicos respecto a la relación con frente al 70% de los centros no
el CSM. coordinados (test exacto de Fis- Los médicos generales opinan que
her; p = 0,038). una proporción mayor de pacien-
Formas de apoyo del CSM En cuanto a las interconsultas te- tes presenta un problema psiquiá-
lefónicas, un 93% de los médicos trico (41%), frente a los médicos de
Nuestros médicos en general va- coordinados opina que es una for- familia vía MIR (28%) (p = 0,009).
loran como positivas todas las for- ma de apoyo muy satisfactoria, y Las diferencias más importantes
mas de apoyo por parte del CSM, sólo el 66% de los médicos no en el análisis de subgrupos, según
pero las interconsultas telefóni- coordinados lo cree así (test exac- la existencia o no de reuniones de
cas son consideradas por un 83% to de Fisher; p = 0,038). coordinación, el sexo del profesio-
de los médicos como la mejor for- nal y el número de visitas diarias
ma de apoyo, los seminarios sobre Pacientes que consultan que refiere atender, se pueden ob-
actitudes a tomar frente a los por problemas psiquiátricos servar en las tablas 1-3, respecti-
trastornos mentales un 81% y el vamente. Se han consignado úni-
mismo porcentaje la elaboración En centros coordinados se consi- camente las diferencias estadísti-
conjunta con el CSM de protoco- dera que un 30% de los pacientes camente significativas, con sus
los de actuación diagnóstica y te- son psiquiátricos; en cambio este correspondientes valores de p e
rapéutica. Las formas de apoyo porcentaje baja al 19% cuando se intervalos de confianza.
peor valoradas son los seminarios trata de centros no coordinados (p
sobre psicofármacos (60%) y la = 0,034). También encontramos Discusión
puesta en marcha de grupos tera- diferencias significativas (p =
péuticos desde AP (58%) (fig. 3). 0,02) entre el porcentaje de pa- La participación en nuestro estu-
Un 96% de los médicos de los cientes psiquiátricos que ven los dio ha sido mayor que en los otros
centros coordinados con el CSM médicos con más de 25 visitas al estudios mencionados (83,3 frente

42 100
Atención Primaria. M. Beltran Vilella et al.–Abordaje de los problemas de salud mental desde atención primaria.
Vol. 28. Núm. 1. 15 de junio 2001 Relación con los servicios de apoyo especializados

Interconsulta telefónica

Seminarios sobre actitudes

Protocolos conjuntos

Reuniones de interconsulta

Protocolos del CSM

Seminarios sobre fármacos

Grupos terapéuticos

0 10 20 30 40 50 60 70 80 90
Porcentaje

Figura 3. Valoración de las posibles formas de apoyo del centro de salud mental (CSM).

al 61 y 65%)10,11. Se trata de una médica con más frecuencia que el El porcentaje medio de pacientes
población de médicos bastante jo- resto y con mayor frecuencia en con problemas psiquiátricos que
ven, con mayoría de varones y de consultas de medicina general que los médicos de familia ven en sus
médicos generales frente a espe- en las de psiquiatría5. consultas (28%) se aproxima bas-
cialistas de familia vía MIR, que En general los médicos conside- tante al 30% obtenido por Golberg
constituyen el grupo más joven. ran tener una buena formación y Blackwell13. Mientras, los médi-
Comparando con los estudios pre- en SM y valoran como importante cos generales opinan que la pre-
vios realizados en Madrid, la me- un programa de formación conti- valencia de psicopatología es ma-
diana de edad de nuestra pobla- nuada en SM7,8,10. Las mujeres se yor (41%), aproximándose a los
ción es algo superior (43 frente a sienten peor formadas en SM y resultados de un estudio previo
37 años), predominan los médicos consecuentemente derivan más a realizado en nuestra población
generales (57%), mientras que en menudo al CSM. Esta diferencia por Chocrón6 (38%). Sobre este te-
los otros estudios la proporción de género no se mantiene en otros ma hay gran variedad en los da-
era del 50% y tenemos menos mé- estudios, donde en cambio en- tos obtenidos por diferentes auto-
dicos mujeres (43 frente a 62%)10. cuentran que los médicos jóvenes res según el medio y el método de
Los médicos de nuestro estudio y los especialistas en familia se detección, con porcentajes que os-
consideran escaso el tiempo dispo- consideran mejor formados12. cilan en un 10-50%3-8. Los índices
nible para manejar los casos psi- La experiencia de coordinación es de detección de casos psiquiátri-
quiátricos, especialmente cuando baja, debemos considerar que su cos podrían explicarse por el gra-
se considera que la relación médi- implantación es nueva y, como ya do de capacitación de los médicos
co-paciente es muy importante pa- comentamos antes, su funciona- de familia en materia de psiquia-
ra el tratamiento y la evolución de miento es muy heterogéneo según tría14. En los estudios previos de
esta enfermedad. Además, según el ZBS y el equipo del CSM res- Madrid, el índice de detección se
algunos autores, en AP los pacien- ponsable de cada zona. El nivel de sitúa en un 35%10. La detección
tes que presentan trastornos psi- coordinación de los centros con el precoz de los casos psiquiátricos,
quiátricos diagnosticables son in- CSM en el momento del estudio como la realización de un diag-
frecuentes como causa evidente de fue superior en los estudios reali- nóstico y un tratamiento adecua-
consulta, a pesar de que los pacien- zados en Madrid (63% frente a 78 dos y precoces, constituyen las
tes psiquiátricos solicitan atención y 89)10,11. piedras angulares de la preven-

105 43
Atención Primaria. M. Beltran Vilella et al.–Abordaje de los problemas de salud mental desde atención primaria.
Vol. 28. Núm. 1. 15 de junio 2001 Relación con los servicios de apoyo especializados

TABLA 1. Diferencias según la existencia o no de reuniones de coordinación


Con reuniones de coordinación Sin reuniones de coordinación p
Prescripción de placebos 100% nunca 21% a menudo 0,039
IC del 95%, 0-42
Acuerdo en la división de responsabilidades entre CSM y AP 80% 22% 0,0038
IC del 95%, 65-94 IC del 95%, 5-49
Reuniones interconsulta como buena forma de apoyo 96% 70% 0,061*
IC del 95%, 74-117 IC del 95%, 41-98
Interconsultas telefónicas como buena forma de apoyo 93% 66% 0,066*
IC del 95%, 65-120 IC del 95%, 39-92
Tensión que crean los pacientes ancianos 100% nada 21% mucha 0,039
IC del 95%, 9-33
*Estos 2 valores de p corresponden a valores significativos por el test de Pearson, pero que incumplían sus criterios de aplicación y se ha
aplicado el test exacto de Fisher bilateral.

TABLA 2. Diferencias según el sexo del profesional


Varón Mujer P
Derivación por dificultad en el manejo 69% 95% 0,045
IC del 95%, 52-85 IC del 95%, 85-104
Capaces de hacerse cargo de pacientes psicóticos crónicos 89% 50% 0,0021
IC del 95%, 77-100 IC del 95%, 29-70
Buena formación en psicofármacos 82% 42% 0,0042
IC del 95%, 67-96 IC del 95%, 20-63
Buena formación general en el tratamiento 64% 23% 0,049
IC del 95%, 46-81 IC del 95%, 5-40
Buena formación SM 82% 30% 0,0002
IC del 95%, 67-96 IC del 95%, 9-50
Frecuentes derivaciones al CSM 41% 70% 0,048
IC del 95%, 23-58 IC del 95%, 49-90
Estudio del caso previo a su derivación al CSM 82% 100% 0,11*
IC del 95%, 68-95
Retraso en el envío de informes del CSM 28% 57% 0,045
IC del 95%, 10-45 IC del 95%, 35-78
*Este valor de p corresponde a un valor significativo por el test de Pearson, pero que incumple sus criterios de aplicación y se ha aplicado el test
exacto de Fisher bilateral.

TABLA 3. Diferencias según el número de visitas diarias que los profesionales refieren atender
≤ 25 pacientes/día > 25 pacientes/día p
Capaces de hacerse cargo de pacientes psicóticos crónicos 58% 84% 0,046
IC del 95%, 38-77 IC del 95%, 69-98
Abordaje familiar 64% 92% 0,016
IC del 95%, 45-82 IC del 95%, 81-102
Pacientes dependientes crean mucha tensión 52% 24% 0,041
IC del 95%, 32-71 IC del 95%, 7-40
Pacientes terminales crean mucha tensión 41% 8%
IC del 95%, 21-60 IC del 95%, 2-18
Titulación 72% MIR 60% no MIR 0,022
IC del 95%, 54-89 IC del 95%, 40-79

ción secundaria en este terreno11. pendientes y terminales les crean po y por ello se involucran más
Curiosamente, a aquellos médicos mayor tensión. Esto podría expli- con estos pacientes.
con menos visitas diarias (≤ 25 carse porque los médicos con me- La forma de apoyo peor valorada
pacientes/día) los pacientes de- nos visitas disponen de más tiem- fue la constitución de grupos tera-

44 106
Atención Primaria. M. Beltran Vilella et al.–Abordaje de los problemas de salud mental desde atención primaria.
Vol. 28. Núm. 1. 15 de junio 2001 Relación con los servicios de apoyo especializados

péuticos, pero debe señalarse que Agradecimientos primaria. Aten Primaria 1995; 16:
586-593.
no se ha implantado en ninguno A Rosa Serra Rueda y Quintí Foguet 7. Chocrón L, Vilalta J, Legazpi I, Au-
de los centros hasta el momento, Boreu por su ayuda técnica. quer K, Franch Ll. Diagnóstico de
por lo que esta valoración puede trastornos psiquiátricos por el médico
verse alterada por el desconoci- de atención primaria. Aten Primaria
miento de este sistema. 1996; 18: 52-58.
En general, comparando los re- 8. Camacho JJ, Cayuela A, Díaz MC, Ba-
sultados con los estudios previos rranquero A. Derivaciones a salud
realizados en Madrid, no hay mental desde un equipo de atención
Bibliografía primaria. Aten Primaria 1992; 9: 34-
grandes diferencias en lo que se
1. Antonell Caldentey J. Nuevos mode- 36.
refiere a la formación, al grado de 9. Sheperd M, Cooper B, Brown AC, Kal-
los de relación entre equipos de aten-
tensión que les crean los diferen- ción primaria-equipos de salud men- ton GW. Psychiatric illness in general
tes pacientes, a las intervenciones tal: bases epidemiológicas para la practice. Londres: Oxford University
o las derivaciones que se hacen evaluación. Aten Primaria 1993; 12: Press, 1966.
desde AP y a las posibles formas 416-421. 10. Camps C, Gisbert C, Gutiérrez R,
de apoyo como ejemplo de la coor- 2. Tizón JL. Atención primaria en salud Montilla JF. Los médicos de atención
dinación con el CSM. Es más, cree- mental y salud mental en atención primaria ante la salud mental. Rev
mos importante destacar las primaria. Barcelona: Doyma, 1992. Asoc Esp Neuropsiq 1995; 15: 217-
grandes coincidencias entre los 3 3. Gené J, Sanjosé S, Torruella J, Godoy 222.
F, Leal C, Olmedilla A et al. Valora- 11. Morales JB, Delgado M, García E,
estudios, lo cual confirmaría que
ción de la motivación de los médicos Martínez M, Ramos J. Relación entre
la encuesta GGM resulta ser un atención primaria y salud mental: un
de atención primaria por la salud
instrumento útil para explorar mental. Aten Primaria 1985; 2: 289- estudio bidireccional. Psiquiatría Pú-
opiniones, actitudes y aptitudes 292. blica 1998; 10: 104-111.
ante los problemas de SM por 4. Borrell Carrió F, Caterina Bargalló 12. Antonell J. Nuevos modelos de rela-
parte de los médicos de AP. M. Problemas en salud mental. En: ción entre equipos de atención prima-
Algunos autores consideran que Martín Zurro A, Cano Pérez JF, edito- ria-equipos de salud mental: bases
las pequeñas dificultades obser- res. Atención primaria (3.a ed.). Bar- epidemiológicas para la evaluación.
vadas en la realización de diag- celona: Doyma, 1994; 659-683. Aten Primaria 1993; 12: 66-75.
nósticos o prescripción de psico- 5. Katerndahl DA, Problemas conduc- 13. Golberg D, Blackwell B. Psychiatric
tuales y psiquiátricos. En: Taylor RB, illness in general practice. A detailed
fármacos, así como la tensión que
editor. Medicina de familia, principios study using a new method of case
les crean determinados pacientes,
y práctica (5.a ed). Nueva York: Sprin- identification. BMJ 1970; 2: 439-443.
pueden superarse en parte me- ger, 1995; 289-331. 14. Retolaza A, Márquez I, Ballesteros J.
diante formación específica sobre 6. Chocrón L, Vilalta J, Legazpi I, Au- Prevalencia de trastornos psquiátri-
estos aspectos y con la coordina- quer K, Franch Ll. Prevalencia de psi- cos en atención primaria. Rev Asoc
ción con el CSM de referencia10. copatología en un centro de atención Esp Neuropsiq 1995; 15: 593-608.

107 45