ANALISIS DEL ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL CONTENIDO EN EL ESTUDIO DE FACTIBILIDAD DEL PROYECTO CENTRAL HIDROELÉCTRICA INAMBARI RESUMEN EJECUTIVO

1 Introducción A través de un Habeas Data interpuesto por el Instituto de Defensa Legal del Ambiente y el Desarrollo Sostenible (IDLADS) con el apoyo de Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) se logró acceder al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del Proyecto Central Hidroeléctrica Inambari (PCHI). El EIA forma parte del Estudio de Factibilidad del proyecto, presentado por la empresa EGASUR a la Dirección General de Electricidad del Ministerio de Energía y Minas en octubre de 2010 como resultado de la concesión temporal que finalizaba en esa fecha. DAR solicitó a tres especialistas independientes la revisión de los tomos completos del EIA del proyecto, con el objetivo de evaluar si este recoge información suficiente y si analiza aspectos sociales y ambientales relevantes que permitan garantizar un proceso de toma de decisiones integral sobre el proyecto. La metodología seguida por cada especialista se centró en la revisión de la línea de base del proyecto, en la evaluación de la calificación de los impactos identificados, y en las medidas de mitigación y financiamiento de estas. Es así que se abordaron algunos aspectos técnicos 2, ambientales 3 y sociales 4. A partir de ello se identificaron los vacíos de información y las inconsistencias en el análisis. Los especialistas coordinaron entre ellos para no duplicar esfuerzos y reforzar sus puntos de vista mutuamente; luego cada especialista entregó a DAR su parte del análisis. El presente documento recoge brevemente los principales hallazgos en cuanto a deficiencias de información y análisis de cada uno de los consultores para facilitar la lectura integral, y se ha incluido una observación sobre la falta de una justificación estratégica energética del PCHI. En conclusión, el EIA del PCHI presenta serias deficiencias en cuanto a la información proporcionada sobre algunos aspectos clave del proyecto y en la valoración de los impactos que se generarán, por lo que no facilita un adecuado proceso de toma de decisiones acerca de la conveniencia de realizar este proyecto. Por ello, si existe interés por parte del Estado en desarrollar el proyecto es recomendable que se realicen estudios más exhaustivos sobre su importancia energética, y sobre los aspectos técnicos, como socio-ambientales relacionados con el proyecto. 1. Aspecto energético
1 2

Elaborado por Patricia Patrón, del Programa Social Indígena de DAR Elaborado por Meche Lu de la organización ELAW en el marco del Convenio Interinstitucional con DAR. 3 Elaborado por el Ing. José Serra Vega en el marco de un contrato de consultoría para DAR. 4 Elaborado por la Econ. Sofía Castro en el marco de un contrato de consultoría para DAR. www.dar.org.pe

1

Es indudable que debido al crecimiento económico del país, se debe promover más inversiones en el sub-sector electricidad, puesto que la curva de demanda incrementa un punto más que el crecimiento del PBI; sin embargo, las inversiones deben estar guiadas por una planificación energética del sector donde las reglas de juego sean presentadas por el Estado a los inversionistas y no al contrario. Según el Ministerio de Energía y Minas del Perú, la electricidad que genere el PCHI podría exportarse a Brasil 5. Para facilitar la exportación de electricidad del Perú al Brasil, los sectores energéticos de ambos países han venido negociando la ratificación de un tratado bilateral 6. Sin embargo, el tratado bilateral no ha sido justificado técnicamente por el sector energético peruano. Es decir, no existe un Plan Energético Nacional donde se analice el rol de los proyectos que serán promovidos por este tratado en relación a otros proyectos energéticos nacionales. Esta deficiencia se ve reflejada en el EIA del PCHI que ha omitido una evaluación de otras opciones para la generación de energía tanto para Perú como Brasil. El EIA no cuenta con un análisis detallado de alternativas a fin de informar a la opinión pública sobre las diferentes opciones y alternativas para la generación de energía para Perú como para Brasil. En conclusión, el PCHI no se encuentra técnicamente justificado al no ser parte de un Plan Energético Nacional. 2. Aspectos técnicos El EIA no ha incluido información detallada ni análisis de impactos sinérgicos y acumulativos de todas las obras o faenas asociadas al proyecto. No hay suficiente información sobre la ingeniería básica de las 6 plantas de producción de concreto, ni de las canteras para extracción de áridos (material granulado), ni se cuenta con una evaluación de lo efectos que la planta y las extracción de materiales generarán sobre la calidad del aire, agua (calidad y fauna acuática), suelos, ni sus posibles efectos sinérgicos y acumulativos, incluyendo los efectos en la salud humana, ni los efectos sobre el ecosistema en general. Por otra parte, el EIA no cuenta con información técnica suficiente sobre los sistemas de tratamiento de agua y manejo de efluentes generados durante todas las etapas y actividades del proyecto. El Plan de Manejo Ambiental no presenta información detallada sobre las medidas para el manejo y disposición final de cientos de toneladas de residuos sólidos que se producirán durante todas las etapas del proyecto. La valoración de los impactos carece de elementos fundamentales que le den credibilidad e independencia al análisis. Esto puede apreciarse sobre todo en las calificaciones del nivel de importancia de los impactos ambientales (ligero, moderado o alto). Los cuales no cuentan con

-

5 6

La República, “MEM justifica el acuerdo energético”, noticia publicada el 18 de octubre de 2011. Acuerdo entre el Gobierno de la República del Perú y el Gobierno de la República Federativa del Brasil para el Suministro de Electricidad al Perú y Exportación de Excedentes al Brasil, suscrito el 16 de junio de 2010.

www.dar.org.pe

2

sustento técnico de modo que carecen de credibilidad e independencia. Entre las afirmaciones más preocupantes se señala que la inundación de 101 km. De los tramos 2 y 4 del Corredor Vial Interoceánico Sur causará un impacto “ligero” cuando no han realizado estudios sobre disponibilidad de rutas alternativas, potenciales riesgos a la seguridad vial, impactos ambientales y sociales, entre otros. Lo mismo sucede con la valoración de los impactos debido a la pérdida de formaciones vegetales, incremento de la erosión, vertimientos químicos, emisiones de gases, etc. El EIA no tiene una evaluación suficientemente detallada de la estabilidad de la infraestructura de la represa y de las medidas de emergencia en caso de fallas. A pesar de que la inestabilidad de las laderas, la sedimentación, la sismicidad inducida, las infiltraciones excesivas pueden redundar en inundaciones imprevistas, movimientos sísmicos y aluviones, el EIA del PCHI no ha considerado un análisis tridimensional (3D) de la estabilidad de la represa u otros análisis de estabilidad. El Plan de Inversiones del Proyecto revela serias debilidades para salvaguardar los ecosistemas. Por ejemplo, el presupuesto total del Programa de Medidas Preventivas, Correctivas o de Mitigación asciende a US$ 300,000 dólares americanos (Sección 11.5.2.1). Por ejemplo, el monto asignado para el control de contaminación ambiental equivale a US$ 10,000 dólares anuales (US$ 50,000 en 5 años) lo cual resulta claramente insuficiente considerando las dimensiones del proyecto y el tiempo de vida del mismo, calculado en 30 años. Asimismo, el presupuesto solamente considera la restauración de 30 ha de canteras a US$ 2,000 cada una, cuando el EIA menciona que se necesitarán 708 ha para la extracción de material granulado 7. Por otro lado, el Plan de Manejo de Cuencas no indica los costos para el establecimiento de zonas de protección intangibles en las partes altas de las cuencas y la reforestación; el Plan de Monitoreo Ambiental no considera el monitoreo de aguas debajo de la represa en el rio Inambari, ni el monitoreo de las emisiones de metano y otros gases de efecto invernadero 8.

-

3. Aspectos ambientales Pese a que la Línea de Base Ambiental ha recopilado y sistematizado aparentemente regular información sobre esta parte de la Amazonía peruana, existen vacíos en la identificación y evaluación de los impactos ambientales. El EIA no ha considerado los impactos sinérgicos de varios proyectos de centrales hidroeléctricas en la Cuenca del Inambari. En la parte alta de la cuenca del Inambari se han

7 8

Análisis del EIA del Ing. José Serra Vega Ibídem

www.dar.org.pe

3

proyectado las CC. HH. INA 30, INA 40, INA 65, INA 68 e INA 90 por lo que el EIA debe incluir un análisis los impactos ambientales sinérgicos que causarán junto al PCHI. La Zonificación Ambiental del EIA del PCHI está inconclusa. Se han definido criterios ambientales y económicos de zonificación, pero al final sólo se han marcado ciertos límites en un mapa, pero no existe una definición precisa de los límites entre las zonas, de sus áreas de población, potencial económico, entre otros, que permitan visualizar una dinámica de conservación y desarrollo en el área afectada por la hidroeléctrica. El EIA no identifica la cantidad total de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Se menciona la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), pero no se indica la cantidad de emisiones que generarán las diversas fuentes tanto en la etapa de construcción, por la deforestación y degradación del bosque y de las que emanarán del embalse. La valorización económica de los impactos ambientales subestima la biomasa por tipo de bosque que se encuentra en el área de influencia del proyecto y la cantidad de deforestación que se generará. EL EIA no indica cómo se ha calculado el nivel de biomasa, ni del carbono contenido en la biomasa, y al parecer la cifra presentada está subestimada en comparación a otros estudios científicos. De otro lado, indican que la deforestación causada por el proyecto se limitará al área de campamentos y a la del embalse y sólo durante el período de construcción, pero no se calcula los impactos indirectos, sinérgicos y acumulativos sobre el bosque a partir de la migración hacia la zona del proyecto.

-

-

4. Aspectos sociales Deficiente determinación del área de influencia y subestimación en la cantidad de población afectada. El área de influencia del PCHI no abarca el área comprendida alrededor de la Cuenca baja del rio Inambari, que es un error recurrente de los EIA, puesto que los impactos negativos también ocurren río abajo, pero estos no son evaluados. Por consiguiente, se estaría subestimando la cantidad de población que sería afectada por el proyecto, lo que ameritaría un nuevo censo para determinar la población que se encuentra en esta área. Existen varios casos en el mundo donde las poblaciones ubicadas río abajo han sufrido impactos negativos por la introducción de represas como el caso de la represa Tucuruí en Brasil. Pésimo diseño de muestras con alto margen de error. El área de influencia del proyecto se dividió en dos zonas: directa e indirecta. El área de influencia directa a su vez se dividió en zona de reasentamiento y zona receptora de población, sin embargo ambas zonas se consideraron como una sola unidad homogénea y un universo uniforme para calcular la muestra para las encuestas. En este universo se han juntado comunidades nativas, centros 4

-

www.dar.org.pe

poblados de origen quechua y aymara, cada uno con diversos rasgos sociales, culturales, políticos, productivos y ecológicos. Existe un elevado margen de error sobre los resultados de las encuestas que llega hasta el 6.3%, ya que se realizaron a penas 229 encuestas que representan un poco más del 10% de viviendas, y en algunos lugares se hicieron menos encuestas de las planificadas; es decir una muestra poco significativa sobre un universo sumamente diverso. Lo recomendable es realizar un censo en cada localidad sobretodo cuando se trata de reubicar involuntariamente 50 asentamientos poblacionales. Limitada participación ciudadana en la elaboración del EIA. Por un lado no se recogió suficiente información en conversación directa con la población y por el otro, la empresa no ha transparentado suficiente información a la población. No se realizaron entrevistas a profundidad ni grupos focales con pobladores que van a ser reasentados, pobladores de la zonas receptoras de la población. No se realizaron diagnósticos rurales participativos para completar la información sobre la dinámica social y cultural del área de influencia del proyecto. Tampoco se realizó un análisis de actores clave o stakeholders que muestre las relaciones actuales de colaboración y conflicto y las relaciones futuras en un escenario con proyecto. Asimismo, no se realizó un análisis de percepciones para conocer las opiniones, expectativas y sentimientos en general de las personas respecto a posibles cambios en sus vidas por la construcción de la PCHI que implica por ejemplo el reasentamiento poblacional, la reubicación de la carretera interoceánica, la migración, entre otros temas. De otro lado, se restringió el acceso al EIA lo que impedía que diversas instituciones puedan realizar análisis del mismo. El EIA no incluye un análisis de variables clave como nivel de pobreza relacionada a ingresos monetarios, gastos del hogar y actividades económicas. A pesar de que el nivel de pobreza es un variable crucial, el EIA solamente recoge datos del FONCODES del 2006 que señalan que la población del AID 9 se encuentra entre los más pobres. De igual forma, no se ha determinado las principales fuentes de ingresos de los pobladores, ni la propiedad de la vivienda y activos de las familias, a pesar de que la empresa debe elaborar un plan de compensación para la población que se reubicaría. Tampoco se hace un análisis completo de las actividades económicas, y obvia estudiar a profundidad actividades económicas ilícitas como la minería informal y los cultivos de coca que son fuentes de ingreso importantes en la zona y que posiblemente continúen pese a la construcción y operación de la represa. Sobreestimación del impacto económico positivo generado por la contratación de mano de obra y el comercio. Según el EIA, la empresa necesitará hasta un total de 4600 personas para la etapa de construcción y aproximadamente 100 personas para la etapa de operación. Sin embargo, aquí hace falta un análisis más profundo ya que la alta expectativa de la población
Área de Influencia Directa

-

-

9

www.dar.org.pe

5

local y foránea por conseguir empleo como mano de obra no calificada, la temporalidad de los contratos y el jornal que se asignará pueden generar una serie de conflictos sociales reflejados en tensiones con la empresa, pugnas al interior de las poblaciones y hasta se puede dar el caso de cobro de cupos. Si el empleo es temporal el beneficio será de corto plazo e individual con pocas posibilidades de dinamizar la economía local en el largo plazo. El EIA hace un análisis superficial del impacto ocasionado por el reasentamiento involuntario. El EIA señala que se reubicarán unas 3,362 personas del AID lo que generará una alteración de vida de la población. Pese a ser un tema crucial no se dice cómo, ni cuándo, ni bajo qué circunstancias se reubicará a la población, ni qué presión se generará en la zonas de reasentamiento poblacional como Masuko (Madre de Dios) y San Lorenzo (Cusco). Existe un presupuesto de compensación y reasentamiento poblacional con montos globales y no se explica cómo se ha calculado esta cifra 10. El Plan y el Presupuesto de Relaciones Comunitarias presenta serias debilidades para la compensación y el reasentamiento involuntario de la población. Como se mencionó anteriormente, el EIA no cuenta con un análisis a profundidad de los medios de vida de la población, ni de su vinculación con su espacio y otros actores sin el cual no es posible realizar un adecuado plan de reasentamiento, ni de compensaciones. El Plan y el Presupuesto de Relaciones Comunitarias no define como se compensará a las personas reubicadas, cómo se tasará sus propiedades, además no se cuenta con un cronograma para la reubicación, ni se ha definido con precisión las áreas para reubicación. El EIA no realiza un análisis detallado de la migración que se producirá en la zona. No se cuenta con un cálculo sobre la migración que generará la expectativa de ingresos económicos, ni un análisis sobre los impactos que este fenómeno generará, como el cambio de uso de suelo, y aumento de la demanda de servicios del Estado como salud, educación, servicios básicos, etc.

-

-

10

Ibídem.

www.dar.org.pe

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful