Você está na página 1de 29

Efecto

Fotoeléctrico.
Arturo Torres
Gutiérrez.
En 1887 Hertz observo que
una chispa eléctrica podría
saltar más fácilmente
entre dos esferas cargadas
cuando sus superficies
estaban iluminadas por la
luz que provenía de otra
chispa. Este fenómeno es
conocido como efecto
Cuando un haz de luz intensa
incidía sobre uno de los de un
arco, la corriente eléctrica
aumentaba su magnitud.
Conduce al establecimiento
de la teoría dual de la luz. Los
electrones emitidos como
resultado de la luz incidente
no podrían explicarse en
términos de la teoría
• El flujo de electrones se detecta
mediante un dispositivo llamado
amperímetro. El efecto fotoeléctrico
es un desafió para la explicación en
términos de la teoría ondulatoria.
En realidad, la emisión de
electrones puede explicarse
más fácilmente a través de la
antigua teoría corpuscular. Sin
embargo quedaban muchas
dudas acerca de las
propiedades ondulatorias. La
ciencia se enfrento a una
paradoja sorprendente. El
efecto fotoeléctrico, junto con
otros experimentos que incluían
la emisión y la absorción de
energía radiante, no podía
Teoría corpuscular.
• Las partículas muy pequeñas de
masa insignificante era emitida por
fuentes luminosas tales como el sol o
un llama.
• Estas partícula viajaban hacia fuera
de la fuente en líneas rectas o
enormes velocidades. Cuando las
partículas encontraban al ojo se
estimulaba el sentido de la vista. La
propagación rectilínea se explicaba
fácilmente en términos de partículas.
LUZ ULTRAVIOLETA,
LUZ VISIBLE Y LUZ
INFRARROJA.
Luz Ultravioleta.
• La luz ultravioleta es parte del
espectro electromagnético de
radiación la cual también es
emitida por el sol.
• Está situada entre las bandas de
rayos X y la luz visible, con
longitudes de onda que van
desde 180 hasta 400
nanómetros (nm). Nota: un
• Conocida generalmente como
UV, es emitida en tres
diferentes bandas UV-A, UV-B
y UV-C
• La radiación con mayor
efecto germicida se
encuentra entre las bandas
UV-C Y UV-B,
correspondiendo a 260 nm.
¿Cómo se genera?
• La luz UV es radiada por tubos
de cuarzo que contienen vapor
de mercurio (emisor).
• Cuando se induce una corriente
eléctrica en los polos, se genera
un arco voltaico que ioniza a los
átomos de este metal (Hg), en
donde los electrones
incrementan su energía hasta
Rayos Infrarrojos.
La radiación infrarroja, radiación
térmica o radiación IR es un tipo de
radiación electromagnética de
mayor longitud de onda que la luz
visible, pero menor que la de las
microondas. Consecuentemente,
tiene menor frecuencia que la luz
visible y mayor que las
microondas. Su rango de
longitudes de onda va desde los
Luz Infrarroja.
Historia.
Los infrarrojos fueron descubiertos en
1800 por William Herschel, un
astrónomo inglés de origen alemán.
Herschel colocó un termómetro de
mercurio en el espectro obtenido por un
prisma de cristal con el fin de medir el
calor emitido por cada color. Descubrió
que el calor era más fuerte al lado del
rojo del espectro y observó que allí no
había luz. Esta es la primera
experiencia que muestra que el calor
puede transmitirse por una forma
invisible de luz. Herschel denominó a
esta radiación "rayos calóricos",
denominación bastante popular a lo
3 Bandas.
• IR de tipo A – Cercanos a la luz
visible.
• IR de tipo B – Lejanos.
• IR de tipo C – Son los más lejanos a
la luz visible y en contacto con la
banda de las microondas.

En fisioterapia se utilizan los IR-A.


3 Bandas
Infrarrojos aplicados en
Fisioterapia.
• Los IR en fisioterapia son aplicados
mediante lámparas específicas
diseñadas para tal fin de forma
irradiada.
La penetración del
organismo depende de:

• Densidad de la materia.
• Longitud de onda.
• Potencia aplicada.
• Los IR son considerados como
termoterapia superficial.

Se utilizan en Fisioterapia los


IR de tipo A que son los más
cercanos a la luz visible.
• A la misma potencia aplicada,
penetrará más la menor longitud
de onda.

• Si la densidad de la materia es
baja, todas las longitudes de
onda tenderán a penetrar más.

• Si la potencia es elevada, se
forzara la penetración aunque
Bibliografía.

• Física conceptos y
aplicaciones, Tippens, sexta
edición, editorial Mc Graw
Hill, 2001, 734, 842 p.p.