Você está na página 1de 16

Pide una mano que estreche la

suya, un corazn que le cuide y una


mente que piense por l cuando l no
pueda hacerlo; alguien que le proteja en
su viaje a travs de los peligrosos
recodos y curvas del laberinto.