Você está na página 1de 14

UNA EDUCACIÓN DE

CALIDAD

ESTILOS DE
ENSEÑANZA
DEFINICIONES
Dean (1993) expresa que: “Estilo de enseñanza es la forma en que
se hacen las cosas como maestro”. Esto significa que algunos de
los aspectos que influyen sobre ese estilo son la personalidad del
profesor, la experiencia, la filosofía y valores, y el contexto; según
este autor, el profesor demuestra su estilo al momento de decidir
qué actividades hacer como maestro, el tiempo que emplea, la
forma en que se organiza y organiza al grupo, los métodos que
pone en práctica, el cómo se lleva con los alumnos y la
comunicación y la conducta interpersonal. Además un profesor
debe conocer muy bien el contenido de las asignaturas que
imparte; pero sobre todas las cosas, requiere de una preparación
pedagógica para poder mediarla dentro del salón de clases
Para mejorar la calidad de la educación
hay que empezar por mejorar el perfil
docente, la formación, la situación social y
las condiciones de trabajo de los
maestros, porque ésta no podrá responder
a lo que de él se espera si no posee los
conocimientos, la competencias, las
cualidades personales, las posibilidades
profesionales y la motivación que se
requieren.
Al respecto Darling-Hammond (2001) comenta que:

“Asegurar el derecho de aprender a todos los alumnos en los


términos contemplados por los nuevos estándares educativos que la
sociedad de hoy demanda exige un cambio drástico en la enseñanza,
mucho más profundo que lo que supone enseñar. El mismo concepto
de enseñanza ha de cambiar. Los profesores habrán de ir mucho más
allá de la mera transmisión de información, de los exámenes al uso y
las calificaciones. Necesitarán saber cómo hacer propuestas
ambiciosas para el trabajo escolar encaminadas a lograr niveles de
rendimiento más efectivos, al tiempo que aprovechar los distintos tipos
de partida de los estudiantes y sus estilos de aprendizaje”(pág.72).
Lo anteriormente señalado nos advierte que es
urgente replantear la diferente tipología de estilos
de enseñanza que prevalecen en las escuela, así
como la de aprendizaje, ya que los tiempos han
cambiado y no es posible seguir empecinados en
una situación que para nada ayuda al
mejoramiento de la calidad educativa en México.

.
El estilo de enseñanza hace referencia entonces al
profesor, a la forma en que éste lleva a sus alumnos hacia el
conocimiento. Según la SEP (2003) “El estilo de enseñanza
practicado por el docente debe poseer la versatilidad
suficiente para acomodarse al estilo de aprendizaje del
educando y no al revés” (Pág. 49).Por lo tanto los diversos
estilos de enseñanza son el conjunto de herramientas de las
que se vale el docente para tal efecto, en las que se incluyen
la tendencia o preferencia cognoscitiva, la preparación
académica, el intelecto, la motivación, la estrategia, el nivel de
energía, el interés en los alumnos, su lenguaje, su forma de
actuar (expresiones faciales y corporales), e incluso se puede
incluir la forma de vestir.
El tema de los estilos de enseñanza como enfoque de
investigación arranca de la tipificación de la enseñanza en
progresista y tradicional. En los años 20 se producen
duros ataques surgidos de sectores cercanos a Dewey - que
ya había afirmado que el sistema de enseñanza apoyado
sólo en la exposición del profesor y en el libro de texto
adolecía de serias carencias - que propugnan un enfoque
activo, basado en el descubrimiento y en la acción,
adscribiendo al profesor el papel de un guía u orientador
educativo.
La enseñanza tradicional o convencional se plantea como
finalidad primordial el de enseñar a los alumnos
conocimientos, a partir de los textos y de las explicaciones
del profesor, que es el que sabe.
La enseñanza progresista entiende que la escuela no debe
atender solo el área cognoscitiva, sino también la
procedimental y axiológica, poniendo especial énfasis en
el descubrimiento, la experiencia, recomendando el trabajo
en grupo y la utilización de los centros de interés.
Estilos de Enseñanza
Felipe Trillo

Estilo técnico: El docente hace lo que le dicen que haga, pues


no conoce el enfoque constructivista del proceso enseñanza-
aprendizaje, a él nunca se lo enseñaron, ni tampoco le han
exigido que lo aplique, así que el problema no es de él, sino del
mismo sistema educativo.
El profesor técnico es muy individualista, con estructuras rígidas
pobres y poco diferenciadas, intentan mantener invariables sus
esquemas aún en contra de las evidencias del medio, para él la
enseñanza se resuelve en el aula; y en ésta él, que es el primer
prisionero del sistema, se reconoce como amo y señor que nadie
le entre, que nadie que sea su igual jerárquico y menos quienes
son inferiores, como lo son los alumnos.
Su preocupación es cumplir el programa aunque
sólo sea de manera instructiva. Y por si se llega a
ofrecer selecciona a los alumnos que a su juicio
han alcanzado el nivel aceptable en el avance
programático, sin mostrar preocupación por los que
no alcanzaron dicho nivel.

Se ha comprobado a través de algunas


investigaciones que este tipo de profesores se
consideran los mejores. Y claro, lo son desde la
perspectiva perversa de un sistema educativo.
B) Estilo práctico: En este estilo de enseñanza el profesor se
preocupa no sólo por el cómo, sino también por el qué, en su estilo
trata de evitar dentro de lo posible actuar en forma irreflexiva.
Este tipo de profesor es considerado como figura clave en el
proceso de desarrollo del currículum tomando en cuenta el entorno en
el que desenvuelve su labor, así como lo que él sabe y lo que cree
respecto a la enseñanza.
En su perspectiva, ni el dominio de la asignatura ni la mera
transmisión de contenidos son suficientes ya que consciente está de
los cambios que se dan en el conocimiento, por ello asume el reto
formativo, le preocupa cómo el alumno va a aprender.
Es tolerante ya que ante los errores de sus alumnos busca junto con ellos
alternativas de solución. Este profesor se ubica y asume el modelo
constructivista de enseñanza aprendizaje.

Asume el reto de hacer un esfuerzo personal por actualizarse


científicamente y didácticamente e intenta aprender y enseñar utilizando
nuevos enfoques de enseñanza y estrategias didácticas, presenta una
posibilidad siempre abierta. Al respeto Trillo (2002) plantea que: “El
práctico es muy personal, tanto que en muchas ocasiones deriva también
en el individualismo. Se le suele escuchar “a mí lo que me preocupa es
hacerlo bien yo, si los demás lo intentan, mejor y si no, qué le vamos a
hacer, que cada uno asuma su responsabilidad” su lema sería “opta en
consecuencia y cada palo aguante de su vela”. (Pág.67)
C) Estilo crítico: Este docente asume con responsabilidad
su labor ejerciendo y adoptando todas las características
atribuidas a los profesores prácticos.

Se diferencia del práctico debido a que tiene plena


conciencia de las muy marcadas carencias y limitaciones
que la estructura educativa impone al desarrollo educativo.
Es un elemento que reflexiona en forma crítica sobre sus propia
práctica, pero también sobre las condiciones deplorables en las que
trabaja, percibe que el nivel de coordinación del trabajo que se hace
y se desarrolla por los organismos encargados de ello es
insuficiente, que hace falta más seriedad respecto a una positiva
coordinación para lograr condiciones apropiadas para que se dé el
desarrollo del currículum en forma apropiada a la realidad
educativa.

Mientras nada cambia en su práctica, un crítico trabaja con


seriedad, porque su reflexión es acción colaborativa y emancipadora
estimulando con ello la autonomía y responsabilidad para todos,
incluyendo a los elitistas elegidos, este estilo promueve la condición
cooperativa; la idea es “o nos salvamos todos o no se salva
ninguno”.