Você está na página 1de 18

Introducción

 Las amibas de vida libre son protozoos,


eucariontes, aerobios. También se les
conoce como amibas anfizoicas porque
tienen la dualidad tanto de vivir
libremente en la naturaleza, como la
capacidad de inducir enfermedades en
el ser humano y en los animales.
 Entre los distintos géneros de amibas de
vida libre, sólo los siguientes cuatro están
asociados con enfermedades humanas:
Naegleria, Acanthamoeba, Balamuthia y
Sappinia; dichas amibas están
diseminadas en
 la naturaleza y pueden encontrarse en
suelo, agua y aire. Las infecciones
causadas por estas amibas comprometen
cerebro, ojos, pulmones y piel.
Naegleria fowleri
 Es la única especie de
este género que se ha
aislado de casos de
meningoencefalitis
amibiana primaria
(meap) en humanos.
Tiene tres estadios en
su ciclo de vida:
trofozoíto o forma
vegetativa, flagelado y
quiste
Acanthamoeba spp.
 Con base en criterios
morfológicos se han
identificado más de 24
especies
pertenecientes al
género Acanthamoeba
y sólo algunas son
patógenas. Las más
comúnmente aisladas
son A. castellanii y A.
polyphaga. En su ciclo
de vida presenta dos
estadios: trofozoíto y
quiste
Balamuthia mandrillaris
 El ciclo de vida comprende
una fase de trofozoíto y
una de quiste. El trofozoíto
de B. mandrillaris mide
entre 12 y 60 μm, pero
pueden alcanzar hasta 60
y 120 μm de largo. Tiene
forma irregular, algunas
veces presenta la forma
limax y en otras adopta un
aspecto de araña con
numerosos seudópodos,
sin ramificaciones.
Sappinia pedata
 La amiba originalmente clasificada como
Sappinia diploidea, en 2009 fue reclasificada
como Sappinia pedata. En el único caso
descrito de infección cerebral por S. pedata,
se observó que el manejo de ganado fue un
factor importante en la transmisión de la
amiba; por lo que el ciclo de vida del parásito
tal vez implique un huésped animal
intermediario, a diferencia de las otras amibas
de vida libre patógenas que no dependen de
un huésped para la transmisión y distribución
de la enfermedad.
 Su ciclo de vida
comprende dos
estadios: el trofozoíto
y el quiste; el primero
mide entre 40 y 60
μm, sus seudópodos
son indistintos y
presenta una
película que se
ondula cuando la
amiba se mueve.
Meningoencefalitis
amibiana primaria
 El método más rápido y efectivo se
realiza observando preparaciones de
líquido cefalorraquídeo (lcr) recién
extraído, en vivo o teñidas, mediante
microscopia de luz, de contraste de
fases o con ambas. Las tinciones de Giemsa o de Wright
permiten ver el citoplasma teñido de azul
claro y al núcleo de color rosa. En material
centrifugado, las amibas se observan
redondeadas y planas, sin seudópodos.
Encefalitis amibiana
 El diagnóstico clínico es difícil, de
hecho, la mayor parte de los casos se
reconoce post mortem.
 La observación de trofozoítos del lcr o
trofozoítos y quistes del tejido cerebral
mediante microscopia de luz confirma el
diagnóstico. Los patógenos de
Acanthamoeba también pueden
cultivarse en medio nne.
Queratitis amibiana
 Se puede realizar un diagnóstico rápido
usando tinción tricrómica de Giemsa,
tinción de Wright, tinción blanca de
calcoflúor o azul de Evans, así como
anticuerpos fluorescentes en raspados
corneales y secciones de tejido de la
córnea. Mediante microscopia confocal
es posible ver quistes característicos
Meningoencefalitis
amibiana primaria
 El único fármaco contra N. fowleri es el
antimicótico anfotericina B, pero es muy
tóxico y sólo es eficaz cuando se
administra al inicio de la infección.
Encefalitis amibiana

 Para la infección provocada por


Acanthamoeba, el ketoconazol y el
clotrimazol han mostrado cierta
efectividad en estudios in vitro, aunque
no se ha confirmado su eficacia en
humanos. También se han utilizado con
cierta efectividad fluconazol, flucitocina,
sulfadiazina, itraconazol, isotionato de
pentamidina y azitromicina.
 En el caso de la EAG causada por B.
mandrillaris se han utilizado con cierto
éxito flucitocina, fluconazol, sulfadiazina,
isotionato de pentamidina, gluconato de
clorhexidina, polihexametilén biguanida
(phmb) y azitromicina, entre otros. En el
único caso clínico causado por S.
pedata se aplicó azitromicina,
pentamidina, itraconazol y flucitocina, y
el paciente sobrevivió.
Queratitis amibiana
 algunos pacientes han sido tratados
con éxito usando ketoconazol,
miconazol, isotionato de propamidina
(Brolene en Gran Bretaña) y phmb.
También se han utilizado con cierta
efectividad itraconazol, fluconazol,
azitromicina, sulfametazina, isotionato
de pentamidina
Infecciones cutáneas
 Para acantamebosis cutánea se pueden
aplicar de manera tópica itraconazol,
flucitocina, ketaconazol y clorhexidina.