Você está na página 1de 61

SISTEMA OSEO

El sistema óseo es una complicada y


perfecta estructura que está formada
básicamente por 206 huesos. Junto al
sistema articular y el sistema muscular
forma el aparato locomotor.
Los huesos y otras estructuras
rígidas están conectadas por ligamentos
y unidas al sistema muscular a través de
tendones. Otro componente del sistema
oseo son los cartílagos, que
complementan su estructura.
FUNCIONES DEL SISTEMA ÓSEO
Los huesos cumplen funciones
fundamentales:
1. Proporcionar sostén al organismo
2. Constituir los segmentos móviles
del sistema de palancas
configurado junto a las
articulaciones y músculos
3. Brindar protección a los órganos y
tejidos internos
4. Almacena una serie de minerales
5. Producción de células sanguíneas
6. Almacén de grasa de reserva.
FUNCIONES DEL SISTEMA ÓSEO
1.- Función de sostén. El esqueleto
constituye un armazón donde se
apoyan y fijan las demás partes del
cuerpo, pero especialmente los
ligamentos, tendones y músculos, que
a su vez mantienen en posición los
demás músculos del cuerpo.

2.- Locomoción. Los huesos son


elementos pasivos del movimiento,
pero en combinación con los músculos
permiten el desplazamiento, ya que
les sirven de punto de apoyo y fijación.
FUNCIONES DEL SISTEMA ÓSEO
3.- Protección. En muchos casos los huesos
protegen los órganos delicados como en el
caso de los huesos del cráneo, que
constituyen una excelente protección para el
encéfalo; la columna vertebral y las costillas
protegen al corazón y los pulmones; las
cavidades orbitarias protegen a los ojos; el
hueso temporal aloja al oído, y la columna
vertebral protege la médula espinal.

4.- Hematopoyesis. Dentro de cavidades


situadas en ciertos huesos, un tejido
conectivo denominado médula ósea roja
produce las células sanguíneas rojas o
hematíes mediante el proceso denominado
hematopoyesis.
FUNCIONES DEL SISTEMA ÓSEO
5.- Homeostasis mineral
El tejido óseo almacena una serie de
minerales, especialmente calcio y fósforo,
necesarios para la contracción muscular y
otras muchas funciones. Cuando son
necesarios, el hueso libera dichos
minerales en la sangre que los distribuye
a otras partes del organismo.

6.- Almacén de grasas de reserva.


La médula amarilla consiste
principalmente en adipocitos con unos
pocos hematíes dispersos. Es una
importante reserva de energía química.
-HUESOS

El hueso es un órgano firme,


duro y resistente que forma parte
del endoesqueleto de los
vertebrados. Está compuesto
principalmente por tejido óseo, un
tipo especializado de tejido conectivo
constituido por células, y
componentes extracelulares
calcificados. Los huesos también
poseen cubiertas de tejido conectivo
(periostio) y cartílago (carilla
articular), vasos, nervios, y algunos
contienen tejido hematopoyético y
adiposo (médula ósea).
PARTES DEL HUESO
A.- Cartílago: Los cartílagos (tejido flexible y grueso
ubicado en los extremos de los huesos) protegen los huesos y
les sirven de amortiguación cuando se unen y friccionan uno
contra otro en las articulaciones.
B.- Hueso esponjoso: Este tipo de hueso está ubicado en el
interior del hueso compacto. Se asemeja a una esponja y sus
orificios están llenos de médula.
C.- Hueso compacto: Este tipo de hueso es fuerte, sólido y
de color blanquecino. Es el que forma la parte exterior y
dura de los huesos.
D.- Médula ósea blanda: Fabrica la mayor parte de los
glóbulos rojos y las plaquetas.
E.- Periostio: Esta membrana delgada y densa está
ubicada sobre la superficie de los huesos y cuenta con
nervios y vasos sanguíneos que sirven para nutrir el tejido
óseo.
F.- La diáfisis tiene forma cilíndrica y alargada y está
localizada entre los dos extremos del hueso o epífisis.
G.- Las epífisis se corresponden con los extremos de los
huesos largos y es donde se sitúan las articulaciones.
H.- metáfisis: Es La zona de unión entre diáfisis y epífisis
CLASIFICACIÓN
Los huesos se clasifican según su forma en:
- Huesos largos, son los que tienen forma de tubo
alargado. Por ejemplo, el hueso más largo del
cuerpo, el fémur, que se encuentra en la pierna.

- Huesos cortos, son aquellos que también son


alargados, pero cuya longitud apenas es de unos
centímetros. Por ejemplo están los huesos de los
dedos de la mano.

- Huesos planos, son aquellos que tienen forma


plana, por ejemplo el omoplato o los huesos que
forman el cráneo.

- Huesos irregulares, son aquellos cuya forma no


permite que se clasifiquen en ninguna de las
categorías anteriores. Por ejemplo los huesos de
las vértebras.
DESCRIPCIÓN DE LOS HUESOS
Para el estudio del
esqueleto humano se
consideran tres regiones:
- Cabeza (cráneo y cara).
- Tronco (columna
vertebral y caja torácica).
- Extremidades superiores
(brazos, antebrazos y
manos) e inferiores
(muslos, piernas y pies).
HUESOS DE LAS CABEZA
Para estudiar los huesos, que son 22, se
pueden considerar dos partes: el cráneo y la
cara.
A.- Huesos del cráneo:
Los huesos del cráneo desempeñan
funciones de protección para el encéfalo son
los siguientes: un frontal que forma la
frente y contribuye a formar las órbitas de
los ojos; un occipital situado en la región
post-inferior del cráneo; dos temporales
localizados uno a cada lado del cráneo a
nivel de los oídos; dos parietales que se
encuentran a cada lado de la cabeza hacia
la parte superior por encima de los
temporales; un esfenoides que se encuentra
formando la base anterior del cráneo y un
etmoides situado entre el frontal y el
esfenoides.
HUESOS DE LAS CABEZA
B- Huesos de la cara
La región de la cara comprende 14 huesos que contribuyen a
formar cavidades. Todos los huesos de la cara están soldados al
cráneo, excepto el maxilar inferior que se articula al cráneo por
una articulación móvil. Estos huesos son:

- Dos nasales que forman la base de la nariz.


- Dos malares que forman los pómulos de la cara.
- Dos lagrimales o unguis que están situados en las órbitas de
los ojos y presentan un canal lagrimal por donde corren las
lagrimas.
- Dos cornetes inferiores que se encuentran en las fosas nasales.
- Dos palatinos que forman el paladar óseo junto con los
maxilares superiores y ayudan a formar la cavidad nasal, la
bosa y las órbitas.
- Dos maxilares superiores contribuyen a formar las órbitas, las
fosas nasales y la bóveda de la boca. En su borde inferior
presentan alvéolos donde se alojan los dientes.
- El maxilar inferior que forma la mandíbula inferior. Posee
alvéolos donde se alojan los dientes y movimiento.
- Finalmente el vómer que forma parte del tabique nasal.
HUESOS DE TRONCO
El tronco está constituido por 58 huesos y para su estudio
se consideran las partes siguientes: la columna vertebral,
las costillas y el esternón.
La columna vertebral
La columna vertebral constituye
el eje del cuerpo y está situada en
la línea media posterior del
cuerpo. Se extiende desde la base
del cráneo hasta la región
coxígea. Está constituida por 33
vertebras que se unen por discos
cartilaginosos invertebrales. la
columna vertebral está
constituida por las vertebras
cervicales, dorsales, lumbares,
sacras y coxígeas.

HUESOS DE TRONCO
HUESOS DE TRONCO
Las costillas

Son huesos largos arqueados y planos que se


articulan por detrás con la columna vertebral y por
delante con el esternón. Son doce pares de los
cuales los siete primeros forman las costillas
verdaderas, pues se unen directamente al
esternón. Los tres siguientes constituyen las
costillas falsas, ya que no se unen al esternón sino
a los cartílagos de las costillas verdaderas. Los dos
últimos pares reciben el nombre de costillas
flotantes porque su extremidad anterior queda
libre.
HUESOS DE TRONCO
El esternón

Es un hueso plano situado por


delante en la línea media del
cuerpo. En el esternón se apoyan
las dos clavículas y los diez
primeros pares de costillas.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES SUPERIORES

Las extremidades superiores tienen como función tomar los


objetos y servir como defensa. Para estudiar los huesos de las
extremidades superiores se pueden distinguir: el hombro, el
brazo, el antebrazo y la mano.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES SUPERIORES

Huesos del hombro

El hombro está formado por la


clavícula y el omóplato. Al conjunto de
huesos que forman los hombros se le
conoce con el nombre de cintura
escapular.
La clavícula es un hueso en forma de S
que está situado en la región antero
superior del tórax se articula con el
esternón y el omóplato.
El omóplato es un hueso aplanado
situado por detrás de la caja torácica
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES SUPERIORES
Hueso del brazo

Esta formado por un solo hueso, el húmero. El


húmero es un hueso largo que se articula con el
omóplato y con la cabeza del radio.

la función del húmero, es la de conectar el


hombro, con la articulación del codo y
posteriormente con en el antebrazo. Ya que, el
húmero es un hueso provisto de músculos y
articulaciones que permiten conectar todo el
brazo, para que podamos moverlo, agitarlo,
alzarlo, rotarlo y realizar todos aquellos
movimientos que son humanamente posibles.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES SUPERIORES
- Huesos del antebrazo
Consta de dos huesos: el cubito
situado hacia adentro y el radio
hacia afuera.

El cubito es más largo que el


radio y forma el soco. El radio
es más corto que el cúbito y algo
curvado.

El radio puede girar sobre el


cúbito, lo cual permite los
movimientos de la mano, es
decir, voltearla hacia abajo y
adentro y hacia arriba y afuera.
HUESOS DE LA MANO
HUESOS DE LA MANO
La mano consta de 27 huesos y
está dotada de gran movilidad y
agilidad. En la mano podemos
diferenciar 3 regiones:

1) El carpo está formado por


ocho huesos pequeños
dispuestos en dos filas. La
primera se articula con el
antebrazo y esta formada por:
escafoides, semilunar,
piramidal, pisiforme. La
segunda se articula con los
huesos de la palma y esta
formado por: trapecio,
trapezoide, mayor y ganchudo.
HUESOS DE LA MANO
2) El metacarpo corresponde a
la palma de la mano y esta
formado por cinco huesos
metacarpianos, uno para cada
dedo.

3) Los dedos que están


formados por tres huesos cada
uno: falange, falangina y
falangeta, excepto el pulgar
que solo tiene falange y
falangeta.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

Para estudiar los huesos de


las extremidades inferiores
se dividen en cuatro
regiones:
 Cadera o cintura pélvica

 Muslo

 Pierna

 Pie.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES
Huesos de la cadera o
cintura pélvica
La cadera sirve de fijación
a las extremidades
inferiores y está formada
por dos huesos grandes,
los ilíacos o coxales que
provienen de la soldadura
de tres huesos: el íleon, el
pubis y el esquión.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

Hueso del muslo

Está constituido por


un solo hueso, el
fémur que va desde
la cadera hasta la
rodilla, se articula
con la cavidad
cotiloidea del ilíaco.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

Huesos de la pierna

Está constituida por dos


huesos largos: la tibia, hacia
el lado interno, y el peroné,
hacia el lado externo; la
rotula, que forma parte de la
articulación de la rodilla, se
halla por tanto entre el
muslo y la pierna e impide
que la pierna flexione hacia
adelante.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

Huesos del pie


Los huesos del pie se distribuyen en tres grupos: tarso,
metatarso y dedos.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

Huesos del pie

El tarso constituye el
empeine del pie y
comprende siete
huesos: el astrágalo,
que se articula con la
tibia y el peroné; el
calcáneo que forma el
talón; el cuboides, el
escafoides y los tres
cuneiformes.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

El metatarso o planta del pie está formado por cinco


huesos metatarsianos.
HUESOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES

Los dedos están formados por tres falanges cada uno, como
en los dedos de la mano. El primer dedo o dedo gordo(medial)
sólo tiene dos falanges, primera y tercera.
MÚSCULOS DEL CUERPO

Los músculos representan la parte


activa del aparato locomotor. Es decir,
son los que permiten que el esqueleto se
mueva y que, al mismo tiempo,
mantenga su estabilidad tanto en
movimiento como en reposo. Junto a
todo esto, los músculos contribuyen a
dar la forma externa del cuerpo
humano.
MÚSCULOS DEL CUERPO
Clasificación de los músculos
Los músculos del organismo se dividen
en voluntarios e involuntarios.
Los primeros son los que se contraen
cuando el individuo quiere, y suelen
corresponder a los músculos del
esqueleto. Poseen la característica de
tener una contracción potente, rápida y
brusca, si así se precisa. Son músculos
de acción rápida.
MÚSCULOS DEL CUERPO
Los musculos involuntarios son
regidos por el sistema nervioso
vegetativo y el individuo no
tiene ningún control voluntario
sobre ellos.Suelen constituir las
paredes de las vísceras, del
aparato respiratorio y del
aparato circulatorio. Estos
músculos poseen una
contracción y una relajación
lentas.
DESCRIPCIÓN Y FORMA DE LOS MÚSCULOS:
Cada músculo estriado se
compone de dos partes: una parte roja,
blanda y contráctil que constituye la
parte muscular, y una parte
blanquecina, fuerte y no contráctil que
constituye el tendón. Los tendones
varían en su forma y disposición,
dependiendo de su unión a las fibras
musculares (que a su vez se dispondrán
según la función del músculo). Los
tendones son de color blanco nacarado y
están constituidos por fibras elásticas
que forman grupos, su vez recubiertos
por tejido conjuntivo laxo que separa
entre si estos grupos o fascículos.
DESCRIPCIÓN Y FORMA DE LOS MÚSCULOS:

Por su forma, los músculos


se clasifican en: largos, anchos y
cortos. Los músculos largos son
aquellos en los que la dimensión
según la dirección de sus fibras
sobrepasa la de los otros
diámetros. Estos, a su vez, pueden
ser fusiformes o aplanados, según
el diámetro transversal sea mayor
en su parte media que en los
extremes (así, el bíceps es un
músculo largo y fusiforme,
mientras que el recto del abdomen
es largo y aplanado).
DESCRIPCIÓN Y FORMA DE LOS MÚSCULOS:

Los músculos anchos son aquellos en los que todos los


diámetros tienen aproximadamente la misma longitud (el
dorsal ancho de la espalda). Los músculos cortos son aquellos
que, independientemente de su forma, tienen muy poca
longitud (los de la cabeza y cara).
FUNCIÓN DE LOS MÚSCULOS

Los músculos, debido a su capacidad de


contracción, hacen posible que el
esqueleto se mueva. Así, las
extremidades pueden realizar
movimientos de flexión o extensión, de
rotación (pronación y supinación), de
aproximación (aducción) o al contrario
(abducción). Como hemos visto, la
mayor parte de los músculos están
provistos de tendones, mediante los
cuales suelen insertarse sobre los
huesos. Según el tipo de inserción, es
decir, si lo hacen mediante más de un
extremo o cabeza, se dividen en bíceps
(dos cabezas), tríceps (tres cabezas) y
cuadríceps (cuatro cabezas).
FUNCIÓN DE LOS MÚSCULOS

Dependiendo de si están
formados por más de un
cuerpo muscular, se dividen
en digástricos y poligástricos
(dos o más cuerpos,
respectivamente). Si toman su
inserción Terminal por más
de un extremo o cola, los
músculos serán bicaudales,
tricaudales o policaudales,
según lo hagan por dos, tres o
más extremos.
CLASIFICACIÓN DE LOS MÚSCULOS
Según su situación los músculos se dividen en
superficiales y profundos:
1-Los músculos superficiales:
Están situados inmediatamente por debajo de la
piel y, si bien en el ser humane son
rudimentarios y escasos, están insertados, por
uno de sus extremos, en la capa profunda de la
piel. Alguno de estos músculos está en la cabeza,
cara, cuello y mano.

La mayoría de los músculos profundos insertan


sus extremos sobre los huesos del esqueleto.
Algunos lo hacen en los órganos de los sentidos
(músculos que mueven los ojos) y otros están
situados más profundamente, relacionándose
con la laringe, la lengua, etcétera.
MÚSCULOS DE LA CABEZA Y CUELLO

Dentro de este conjunto de


músculos hay que destacar los de
la cara, muy numerosos, ya que
gracias a ellos el ser humane es
capaz de expresar sus
sentimientos. Otro grupo de
músculos de la cabeza nos permite
masticar y deglutir los alimentos,
así como mover la cabeza en todas
las direcciones, para conseguir
que los órganos de los sentidos
(vista, oído y olfato) desarrollen
mejor sus funciones.
MÚSCULOS MASTICADORES

Son, como su nombre indica, los


que permiten la masticación de los
alimentos.

Tienen la función de aproximar la


mandíbula al maxilar superior, es
decir, cerrar la boca. Son
músculos muy potentes, cortos y
anchos, que están situados sobre
la cara lateral del cráneo, a ambos
lados. Los más importantes son el
músculo temporal y el músculo
masetero, que se pueden palpar
fácilmente sobre la cara y el
cráneo cuando cerramos con
fuerza la boca.
MÚSCULOS CUTÁNEOS DEL CRÁNEO
Estos músculos son los que
presentan unas conexiones
más íntimas con la piel y nos
permiten expresar el estado de
ánima. Son muy planos y
delgados, y la mayoría se
encuentran alrededor de los
orificios de la cara: orificios
palpebrales, orificios nasales y
boca. Su contracción o
relajación permite cerrar o
abrir los párpados, las alas de
la nariz y los labios. Son
llamados, en su conjunto,
músculos mímicos.
MÚSCULOS CUTÁNEOS DEL CRÁNEO

Los más significativos son: músculo


frontal, que permite arrugar la frente;
músculo orbicular de los párpados o
esfínter de los párpados, que permite
abrir y, sobre todo, cerrar los ojos con
fuerza; músculos de la nariz, cuatro
pequeños músculos que permiten
"arrugan" la nariz o mover las aletas
nasales; músculo orbicular de los
labios, que permite a éstos moverse y,
por tanto, hablar, comer, etcétera;
músculo buccinador, que corresponde
a los carrillos, los cuales pueden
hincharse para soplar o para
aumentar el contenido de la boca.
MÚSCULOS DEL CUELLO

Muy numerosos, su principal papel


es el de mover la cabeza, la
columna cervical y el hueso hioides
(un huesecillo que existe libre, no
relacionado con ningún otro hueso,
en la cara anterior del cuello, por
debajo de la mandíbula), además
de mantener la cabeza erguida.
Están situados a ambos lados del
cuello, de forma simétrica y en
varios pianos, y se denominan
músculos laterales del cuello. Los
situados delante son los músculos
hioideos, y los situados detrás son
los músculos de la nuca o
vertebrales.
MÚSCULOS LATERALES DEL CUELLO:

 Sobresalen el músculo
esternocleidomastoideo,
que permite la flexión
anterior o lateral de la
cabeza, así como la
rotación de la misma; y
los músculos escalenos,
que son una masa
irregular de pequeños
músculos que permiten
inclinar d cuello y elevar
algo la caja torácica
durante la inspiración.
REGIÓN DEL HUESO HIOIDES:
Situados en la cara anterior del cuello, están
divididos en músculos suprahioideos e
infrahioideos. Tienen como misión bajar el
hueso hioides o la faringe (los infrahioideos) y
subir el hioides y bajar la mandíbula (los
suprahioideos).
Ambos grupos son importantes para la
deglución.
REGIÓN PREVERTEBRAL

 Como su nombre indica, están aplicados a


la cara anterior de la columna vertebral,
por detrás del esófago y la faringe -
laringe. Su misión principal consiste en
flexionar la cabeza sobre el tronco, así
como rotar levemente el cuello.
APONEUROSIS DEL CUELLO:

Una aponeurosis es un conjunto de


membranas fibrosas que envuelven a
todos los músculos, y su función consiste
en oponerse a su desplazamiento lateral
cuando éstos se contraen. En el cuello, las
aponeurosis presentan poco desarrollo,
excepto las de los músculos de los canales
vertebrales, donde tienen mayor grosor y
son más resistentes.

La aponeurosis del cuello está dividida en


tres tipos diferentes: aponeurosis cervical
superficial, aponeurosis cervical media y
aponeurosis cervical profunda o
prevertebral. El cuello pues, está dividido
en tres compartimientos, de delante hacia
atrás, en diferentes planos.
MÚSCULOS DEL TÓRAX Y DEL ABDOMEN:

Los músculos principales del tórax son los


pectorales, que levantan los brazos al
contraerse, y los serratos, que elevan las
costillas cuando expulsamos aire.

Entre la cavidad torácica y la cavidad


abdominal, en el interior del organismo, existe
un músculo en forma de paraguas abierto, el
diafragma, que se contrae cuando inspiramos
aire para empujar las costillas hacia arriba y
aumentar el volumen de la caja torácica.
En el abdomen, los oblicuos realizan un
trabajo inverso al del diafragma: cuando se
contraen, tiran de las costillas hacia abajo y
expulsan el aire de los pulmones. El recto
recubre la zona del vientre y, cuando se
contrae, permite doblar la cintura.
MÚSCULOS DE LAS EXTREMIDADES SUPERIORES:

Hombro: Recubriendo cada hombro se encuentra el


deltoides, cuya acción permite levantar y desplazar
los brazos.
Brazo: Los más importantes son el bíceps, en la
parte anterior, y el tríceps, en la posterior. Son dos
músculos antagónicos, es decir, que realizan
funciones contrarias para hacer posible un
movimiento determinado, en este caso la flexión y
la extensión del antebrazo.
Antebrazo: Los músculos supinadores y pronadores
permiten los movimientos de giro del antebrazo, el
movimiento de la mano en cualquier dirección, y la
flexión y extensión de los dedos.
Mano: son músculos cortos y pequeños, ya que sólo
se encargan de mover los dedos. El más importante
es el que permite la oposición del pulgar, es decir,
la acción de "pinza" de la mano.
MÚSCULOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES:

Pelvis o cadera: Recubriendo la pelvis se


encuentran los glúteos, tres músculos
que forman las nalgas.
Su acción permite que el tronco se
mantenga erguido y que el ser humano
sea capaz de caminar sobre dos piernas.

Muslo: Los más destacables son el


cuadríceps, músculo extensor de la
pierna; el bíceps femoral, antagónico del
anterior; y los aductores, conjunto de
músculos en forma de abanico que
permiten la flexión y la extensión del
muslo.
MÚSCULOS DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES:

Pierna: cabe destacar los


gemelos y el sóleo, cuya acción
conjunta permite
la flexión y extensión del pie al
caminar. Se insertan en el
hueso calcáneo del talón del
pie a través del tendón de
Aquiles.

Pie: Existen pequeños


músculos que permiten
realizar algún movimiento de
los dedos y facilitan el
caminar.
LESIONES DE LOS HUESOS
Las lesiones de los huesos,
articulaciones y musculos ocurren
con frecuencia. Estas son dolorosas
pero raramente mortales; pero si son
atendidas inadecuadamente pueden
causar problemas serios e incluso
dejar incapacitada a la víctima.

Las principales lesiones que afectan


a los huesos, tendones, ligamentos,
músculos y articulaciones son:
fracturas, esguinces, luxaciones,
calambres y desgarros.