Você está na página 1de 37

Taller Educación Pre Natal

“Iniciando a las mujeres en el conocimiento de la


gestación y el parto como un evento normal”
Gestación y nacimiento

Viene un hijo o hija en camino y es importante


esperarlo/a, acogerlo/a y respetarlo/a desde el momento
de su gestación.

Esta es una etapa llena de cambios tanto para la madre


como para el entorno familiar. La gestación de un niño o niña
puede vivirse en conjunto y convertirse en una gran
oportunidad para compartir y crecer; puede vivirse como una
experiencia conciente, responsable y plena; es un periodo de
enriquecimiento y muy gratificante.
Contenidos de esta sección
Importancia del cuidado de la salud durante la gestación
Controles de salud
Alimentación
Entorno saludable
Ejercicios cotidianos
Algunos mitos respecto a la gestación
El nacimiento
Preparando el parto / nacimiento
¿Cómo puedo saber si comenzó el trabajo de parto?
¿Qué debo llevar al hospital?
¿Cómo se puede manejar el dolor durante el trabajo de parto?
¿Qué tipos de parto existen?
¿Por qué a veces es necesaria la cesárea?
Estimulación del hijo o hija que va a nacer
Protección laboral
Importancia del cuidado de la salud durante la
gestación

En esta etapa es fundamental cuidar la salud de la madre y


del niño o niña que va a nacer. Para eso la familia puede
contribuir propiciando un entorno saludable.

Esta etapa es una gran oportunidad para aprender cómo


llevar una vida activa y sana, lo que te hará bien a ti y a tu
hijo o hija. A continuación encontrarás algunas
recomendaciones y consejos prácticos y sencillos para
cuidar al máximo la salud en este periodo.
Controles de salud

Es indispensable asistir a los controles de salud prenatal en


el centro de salud (consultorio) más cercano. Es importante
mantener los controles al día y aprovecharlos para aclarar
todas tus dudas.

Los controles del embarazo contribuyen a proteger la salud


de la madre, a estimular el afecto entre toda la familia y el
niño o niña que está por nacer. Además favorecen el
desarrollo de la guagua y permiten detectar a tiempo
posibles complicaciones.

Generalmente se realizan un mínimo de siete controles


prenatales. En los centros de salud te asignan fecha y hora
para acudir a los controles y exámenes. Lo ideal es que la
madre vaya acompañada por su pareja o un familiar o una
amiga/o.
En este período, también es importante asistir a una
consulta con el odontólogo/a, ya que se sabe que durante
la gestación aumenta el riesgo de enfermedades a las
encías y dientes. La salud bucal de la madre puede influir
decisivamente en la salud bucal del niño o niña que va a
nacer.
Alimentación

El desarrollo y bienestar de la guagua será mejor si la madre


se alimenta de forma sana. No se necesita una dieta
especial, basta con comer una buena variedad de alimentos
ricos en nutrientes. Tampoco es necesario “comer por dos”,
eso puede llevar al sobrepeso y generar complicaciones. Lo
ideal es alimentarse de forma equilibrada y saludable. Para
ello, aquí hay algunos consejos:
Agregar a la alimentación un vaso adicional de leche y un
plato adicional de frutas o verduras.
Aumentar el consumo de pescado ya que mejora el
desarrollo del cerebro y de la retina del niño o niña.
Consumir idealmente 8 vasos de agua al día.
Aumentar el consumo de alimentos que contengan vitamina
C como kiwis, naranjas, tomates y brócolis.
Limitar las grasas (mantequilla, margarina, frituras y aceites),
dulces (azúcar, postres, bebidas y galletas).
Evitar la cafeína (café, té, cacao, bebidas cola, chocolate) y
el consumo de alcohol.
¿Por qué dicen que debo tomar ácido fólico?
Porque el ácido fólico es una vitamina que ayuda a prevenir
defectos de nacimiento en el cerebro y en la médula espinal
(tubo neural) de la guagua. Por ello es bueno consumirlo
antes de la gestación y durante las primeras semanas.

En Chile, la harina del pan está fortificada con ácido fólico.


Si una mujer consume el equivalente a 2 panes al día, tiene
asegurada la cantidad de ácido fólico necesaria.
Entorno saludable
Brindar un entorno sano y protegido es esencial para que
la madre se sienta bien y para que la guagua crezca y se
desarrolle óptimamente.

Es recomendable no fumar dentro de la casa, ya que el


humo del tabaco puede tener efectos negativos en la
placenta y en la guagua.

También es importante que en la casa exista un espacio


acogedor y tranquilo para descansar. Es bueno que, dentro
de su rutina, la mujer gestante destine un tiempo para
reposar y conectarse con su guagua. Hablarle, cantarle,
imaginar a la guagua y conectarse es fundamental para su
desarrollo; esto además contribuye a eliminar el estrés. No
hay que olvidar que las situaciones de estrés permanente
durante la gestación pueden ser un factor de riesgo para el
desarrollo de la guagua.
Preparando el hogar…
La guagua necesitará un espacio propio dentro de la casa
donde pueda dormir tranquilamente y sin alteraciones.
Esto será fundamental para su crecimiento y desarrollo. Lo
ideal es elegir un espacio que cuente con luz natural y
ventilación adecuada.
Ejercicios cotidianos

Es muy recomendable que durante la gestación la mamá mantenga una


vida activa y se realice ejercicio. Esto le ayudará a sentirse bien y a
prepararse para el trabajo de parto.

El ejercicio moderado permite preparar los músculos que se necesitarán


durante el parto, como abdomen, pelvis y glúteos. También contribuirá a
aliviar la tensión en la espalda y las piernas. El ejercicio oxigena el
cuerpo, lo que repercute positivamente en el niño o niña que va a nacer.

Los ejercicios recomendados son los que se realizan en un ritmo lento,


y si se llega a sentir alguna molestia como dolor, mareo o nausea, se
deben interrumpir.

A continuación te sugerimos algunos ejercicios recomendables para


aliviar tensiones y tonificar los músculos; son muy fáciles de practicar.
Además puedes averiguar en el centro de salud y en la municipalidad si
tienen programas de gimnasia para embarazadas. La natación y el
ejercicio en el agua son excelentes, así como caminar y bailar.
Elevación de la pelvis
Tendida de espalda en el piso, con los brazos a los lados y
los pies flectados, comprime los glúteos y eleva la pelvis.
Mantén durante 5 segundos y después baja lentamente la
espalda, vértebra por vértebra.

Relajación lumbar
De espalda en el suelo, con la columna pegada al piso, lleva
ambas rodillas al pecho. Luego repite lo mismo con cada
pierna por separado, manteniendo por 10 segundos.
Giro de la columna
En el suelo, extiende los brazos, junta y dobla las piernas; mantén
los hombros pegados al piso. Luego gira las piernas hacia la
izquierda, mientras vuelves la cabeza hacia la derecha. Repite en
el sentido contrario varias veces.

En cuclillas
Con la espalda estirada y recta, abre las piernas y baja lo que
más puedas. Reparte tu peso en los dedos de los pies y, si
puedes, también en los talones. Este ejercicio te ayudará a estirar
el lado interno de los muslos y la región pélvica. Para elongar aún
más, puedes ejercer presión con los codos contra los muslos.
Meter la pelvis
De rodillas y con las palmas de las manos sobre el suelo,
apretando glúteos y abdomen, arquea tu espalda hacia arriba
(a). Mantén un momento y luego relaja con las espalda recta (b).
Repite varias veces, descansando brevemente.

Inclinación hacia delante


Abre las piernas al ancho de tus caderas. Inclínate hacia
adelante con las rodillas levemente flectadas y con la espalda
recta. Luego estira los brazos y toma tus manos por detrás de la
espalda, acercándolas a la cabeza lo más posible.
Fortaleciendo el perineo

El perineo es el conjunto de músculos y ligamentos que


sostienen los órganos genitales externos, uretra (conducto
para orinar) y ano. Al preparar el perineo se adquiere
conciencia de estos músculos y se aprende a contraerlos y
relajarlos. Esto será de gran utilidad para pujar durante el
parto, y para tonificarlos en el post parto.
Para fortalecer esta zona se practica el ejercicio de Kegel,
unas 3 o 4 veces al día que consiste en los siguiente:
De pie o sentada, contrae el perineo como tratando de
retener la orina.
Mantén contraído entre 5 y 10 segundos, sin interrumpir la
respiración, ni contraer glúteos ni abdomen.
Relaja durante 10 segundos y contrae nuevamente
Recuerda…
Es saludable mantenerse activa y practicar
estos ejercicios diariamente por unos 10
minutos. Pasada la semana 30, evita practicar
los ejercicios que exigen estar tendida en el
suelo.
Algunos mitos respecto a la gestación

“Según la forma del vientre o la frecuencia cardiaca se


puede conocer el sexo de la guagua”
Muchas personas dicen que si el vientre está en punta nacerá un niño y
que si está redondeado nacerá una niña. Hasta el día de hoy no existe
ningún tipo de evidencia respecto a que la forma del vientre, ni la
redondez de la cara, ni la frecuencia cardiaca determinen el sexo del
bebé. La mejor forma para conocer el sexo de la guagua es a través de
una ecografía.
“Si se tiene acidez durante la gestación, la guagua
nacerá con mucho pelo”
La causa de la acidez es hormonal y fisiológica, y no se
relaciona para nada con la cantidad de pelo con que
nazca la guagua.

“Durante la gestación la madre se debe alimentar por


dos”
La alimentación debe de ser sana y equilibrada, subir
mucho de peso puede ser perjudicial para la guagua.
“No se deben tener relaciones sexuales durante la
gestación”
No hay ninguna razón médica para abstenerse de tener
relaciones sexuales durante la gestación. Las relaciones
sexuales no perjudican a la guagua, incluso pueden ser
recomendables ya que le ayudará a la mujer a ejercitar
los músculos del perineo. El médico o matrona deben
evaluar si existen contraindicaciones.

“No se debe hacer ejercicio durante la gestación”


Todo lo contrario; hacer ejercicio durante la gestación
ayuda a mantener un buen estado físico, a estar
preparada para el trabajo de parto y a una mejor
recuperación después del parto
“No se debe tomar mucho líquido durante el embarazo
porque aumentará demasiado el líquido amniótico”
La cantidad de líquido amniótico no depende del líquido
que tome la mujer gestante. Tomar agua es sumamente
saludable; contribuye al buen funcionamiento renal y a
evitar el estreñimiento. Lo ideal es consumir unos 8 vasos
diarios de líquido.

“Fumar unos pocos cigarros durante la gestación no


causa daños a la guagua”
El tabaco tiene efectos negativos sobre la placenta y la
guagua. Puede producir bajo peso fetal, retardo en el
crecimiento intrauterino, partos prematuros, entre otras
alteraciones.
El nacimiento

Preparando el parto / nacimiento


Es muy habitual que el nacimiento ocurra entre las 38 y las 40
semanas de gestación. Puede que en la familia surjan dudas y
aprensiones respecto a este momento tan esperado. Es bueno
enfrentar estas dudas, hablarlas en familia y conversarlas con el
equipo médico.

Sentir temor frente al parto es habitual, es una situación


desconocida y puede existir miedo al dolor y aprensiones acerca
de cómo nacerá la guagua. Puede ser muy aliviador y
tranquilizante hablar estos temas con personas de confianza y
discutirlo también con el personal médico. Se pueden
aprovechar estas instancias de conversación para definir quién
quiere la madre que la acompañe durante el parto. Es muy
importante que la mujer no se sienta sola.
Es muy recomendable conocer previamente el lugar donde será el
parto y aprovechar esa oportunidad para hacer consultas respecto a
cuales serán los procedimientos y como prepararse lo mejor posible
para este momento.

¡Calcula tu fecha de parto!

Existe una fórmula matemática con que la que podemos calcular la


posible fecha del parto.
Con papel y lápiz en mano, anota los siguientes números:
•La fecha del primer día de tu última regla
•Ahora súmale siete días
•Al resultado, réstale 3 meses y le añades un año. ¡Esa es tu posible
fecha de parto
Hagamos un ejemplo...
Si la fecha de última regla fue el 11 de julio de 2002; le
sumas siete días con lo que te queda el día 18 de julio
de 2002. Ahora le restas tres meses resultando el 18
de abril de 2002. Por último, le sumamos un año y
tenemos que el 18 de abril de 2003 es la fecha
aproximada de parto.
¿Cómo puedo saber si comenzó el trabajo de
parto?
El inicio del trabajo de parto no suele ser ni tan
definido ni tan brusco como se muestra en las
películas. Por lo general, es un proceso paulatino.
El síntoma más frecuente son las contracciones
uterinas seguidas y con sensación de dolor.
Revisemos los síntomas del parto...
Pérdida de tapón mucoso
El tapón mucoso es una sustancia de color
sanguíneo y se elimina por la vagina. Puede
desprenderse horas antes del parto o uno o dos días
antes debido a los cambios del cuello uterino. Hay
veces en que su pérdida es inadvertida por la mujer.
No es necesario partir al hospital, a menos que se
presente junto con las contracciones uterinas.
Pérdida de líquido amniótico
La pérdida de líquido amniótico por la vagina ocurre cuando las
membranas se rompen. Podrás reconocerlo porque es un líquido
transparente de leve olor a amoníaco. Si esto ocurre, debes partir al
hospital.

Pérdida de sangre
Puedes presentar una pérdida de sangre parecida a la menstruación.
De ser así, debes acudir inmediatamente al hospital.

Contracciones uterinas
Las contracciones, que en un principio eran indoloras y leves, se irán
haciendo más intensas, frecuentes y pueden acompañarse de dolor
abdominal y lumbar (espalda). Cuando las contracciones son más
intensas que las que has tenido en las últimas semanas, empieza a
tomarles el tiempo: desde que empieza una contracción hasta que
se presenta la siguiente. Es recomendable anotar la frecuencia de
éstas en un papel.

En el momento en que las contracciones se produzcan cada 5


minutos a lo largo de una hora y media, debes ir al hospital.
¿Qué debo llevar al hospital?
Lo ideal es que la madre lleve 2 sostenes maternales, 3
calzones cómodos, artículos de aseo personal, toallas
higiénicas, papel higiénico, toalla de baño, zapatillas de
levantarse, 2 camisas de dormir, una bata de levantarse o una
mantita para abrigarse.
Para la guagua lo ideal es llevar 3 piluchos, 3 ositos o
enteritos, 3 camisitas o chambritas, 2 pares de calcetines, 2
pares de guantes, 1 gorrito de algodón, 3 pañales de género,
15 pañales desechables, 1 mantita de algodón o tejida.
¿Cómo se puede manejar el dolor durante el trabajo
de parto?

La tolerancia al dolor del parto varía de mujer a mujer;


toda experiencia de parto es única y exclusiva. El uso de
anestesia para amortiguar el dolor durante el parto es una
alternativa de la que conviene informarse con el médico o
matrona, pero no es la única forma de aliviar el dolor.

Es importante estar bien informados ya que todo


medicamento analgésico o anestésico conlleva potencial
riesgo para la madre o la guagua. Dentro de la garantía
GES (AUGE) 2007 de atención de parto personalizado se
contempla la incorporación del manejo del dolor mediante
disponibilidad de alternativas de analgesia.
Una de las alternativas que suele
utilizarse en Chile es la anestesia epidural. Este tipo de
anestesia se coloca en la parte baja de la espalda,
específicamente en el espacio epidural. Al aplicarla, se
adormece el abdomen y la parte superior de las piernas, lo
que disminuye considerablemente el dolor del trabajo de
parto. Muchas veces se deja puesto un catéter, a través del
cual se pueden administrar más dosis de anestesia en caso
de requerirse.
También existen alternativas naturales para el
manejo del dolor.
El uso de intervenciones no farmacológicas para el
manejo del dolor es algo que se está usando cada vez
con mayor frecuencia en todo el mundo, como técnicas
de respiración, de relajación, baños de agua caliente,
masajes, entre otros; puedes informarte con tu médico
o matrona. Hay especialistas que aseguran que el
dolor fisiológico puede beneficiar a la madre y a la
guagua de diversas maneras; para la mujer implica
movimientos que protegen al niño/a y a ella misma.
También el dolor estimula la producción de hormonas
importantes para el parto y para el apego. La más
conocida es la ocitocina, llamada la hormona del amor.
Qué tipos de parto existen?

Las guaguas pueden nacer vía parto vaginal, un proceso


natural propio de las mujeres; o por cesárea, un
procedimiento quirúrgico que se debe realizar sólo en
casos específicos, indicados por el médico.
La mayoría de los partos debieran ser por vía vaginal y de
manera natural, y sólo una mínima parte debiera terminar
en cesárea. Para el parto vaginal se pueden utilizar
distintas posiciones.
De espalda horizontal

Esta posición ha sido la más utilizada en


los hospitales en los últimos años. Permite a la matrona y/o
al médico realizar las maniobras de asistencia al parto con
mayor facilidad. Sin embargo, es la posición menos
recomendada para lograr un parto normal, dado que no
facilita una mayor apertura del canal de parto y la mujer no
puede ver como nace su hijo o hija.
De espalda semisentada

La posición semisentada en horizontal es una buena


alternativa para el parto, tanto para el trabajo del
médico y/o matrona como para la madre, ya que le
permite estar cómoda durante el pujo y visualizar el
parto.
En cuclillas

La posición en cuclillas puede efectuarse a nivel de


suelo o sobre la misma camilla. Como es una
postura de parto vertical, la mujer puede recostarse
entre cada contracción para relajarse y recuperar
energías.