Você está na página 1de 15

Los trastornos

psicologicos en
perspectiva

Grupo #8: Marieli Gissel 1-16-0397 Marianne Sanchez Milz 1-16-8500

Catherine Jatnna Geraldino 1-17-9040. Yorleni De la cruz peña 1-17-8986

Prof. Grisel Seberino

Introduccion a la Psicologia General

31/Julio/2017
Frecuencia de los trastornos
psicológicos
– Qué tan comunes son los tipos de trastornos psicológicos que analizamos? Es
posible que cada una de dos personas de los Estados Unidos sufra, en algun
momento de su vida, un trastorno psicólogico.
– Esa fue la conclusión derivada de un estudio realizado a gran escala sobre la
frecuencia de los trastornos psicológicos. Los investigadores entrevistaron
directamente a mas de ocho mil hombres y mujeres entre 15 y 54 años de edad.
– Segun los resultados de ese estudio un 48% de los entrevistados habían
experimentado un trastorno en algun momento dado de su vida.
– El trastorno mas común que se informó fue, la depresión, con un 17% de
personas que manifestaron haberlo sufrido.
Frecuencia de los Trastornos
Psicologicos

– El siguiente trastorno común fue la dependencia del alcohol con una taza de insidencia de un
14%.
– Otro trastorno fecuente fueron una dependecia de drogas y los trastornos relacionados con el
pánico.
– Aunque algunos investigadores consideran que las estimaciones de los trastornos graves son tal
vez muy elevados.
– En un estudio sobre los problemas de los estudiantes que visitaron un centro universitario de
orientacion psicologica, mas del 40% de ellos informaron que sufrian de depresion, esta cifra
solo incluye a estudiantes que buscaron ayuda.
– Los trastornos psicologicos representan un 14% de las enfermedades mundiales y un 90% de
personas que habitan en paises en desarrollo no reciben atencion en absoluto para sus
trastornos.
Contexto social y cultural de los
trastornos psicologicos.
– Al considerar la naturaleza de los trastornos psicologicos descritos en el DSM-IV-TR, es
importante tener presente que los trastornos reflejan el periodo de cambios de las culturas
occidentales al siglo XXI.
– El sistema de clasificacion constituye una fotografia instantanea de como concebian sus autores
los trastornos mentales cuando se publico. De hecho, el desarrollo de la version mas reciente
del DSM fue motivo de un gran debate que refleja en parte temas que polarizan a la sociedad.
– Por ejemplo, hay dos trastornos que generaron una controversia particular durante el proceso de
remision. Uno, conocido como trastorno derrotista de la personalidad, terminó por eliminarse
del apendice, donde aparecion en la revision anterior. El término autoderrotista de la
personalidad se aplicaba a casos de personas que eran tratadas de manera de manera
desagradable o degradante en sus relaciones y no se separaban ni emprendian otras medidas.
Con este término solía describirse a quienes permanecian en relaciones abusivas.
Contexto social y cultural de los
trastornos psicologicos

– Aunque algunos especialistas de la clínica argumentaron que se trataba de una categoría válida,
pues la observaban en la práctica, el trastorno carecía al parecer de las suficientes evidencias de
las investigaciones para sustentar su designación como trastorno en el DSM. Además, algunos
críticos se quejaron de que el empleo de la categoría tendía a condenar a las víctimas de abuso
por su difícil situación —fenómeno de inculpación de la víctima—, y, por tanto, se eliminó la
categoría del manual. Una segunda categoría aún más polémica fue el trastorno disfórico
premenstrual, que se caracteriza por cambios anímicos acentuados que producen discapacidad,
o depresión, en relación con el ciclo menstrual.
– Algunos críticos sostienen que la clasificación sólo categoriza como trastorno un
comportamiento femenino normal. La ex directora general de salud pública de Estados Unidos,
Antonia Novello, señaló que lo que “en las mujeres se llama SPM [síndrome premenstrual, una
clasificación similar], en los hombres se llama audacia e iniciativa saludables” (Cotton, 1993,
p. 270). Sin embargo, se impusieron los partidarios de la inclusión del trastorno, y el trastorno
disfórico premenstrual figura en el apéndice del DSM-IV-TR (Hartung y Widiger, 1998).
Contexto social y cultural de los
trastornos psicologicos
– Estas controversias ponen de manifiesto que nuestra comprensión del comportamiento anormal
es un reflejo de la sociedad y la cultura en que vivimos. En las futuras revisiones del DSM
quizá se incluya un catálogo diferente de trastornos. Incluso ahora, las listas de trastornos de
otras culturas parecen muy diferentes de las que figuran en el actual DSM, como veremos a
continuación.
Exploración de la diversidad

– Para la mayoría, si un individuo oye una voz de alguien que hace poco falleció es
probable que sea víctima de una perturbación psicológica. Con todo, algunos
indios de las praderas oyen en forma rutinaria voces de sus muertos, que los
llaman desde el más allá.
– Éste es sólo un ejemplo del papel de la cultura en la clasificación del
comportamiento “anormal”. De hecho, entre todos los trastornos mayores de los
adultos en la categorización del DSM, sólo cuatro se hallan en todas las culturas
del mundo: esquizofrenia, trastorno bipolar, depresión mayor y trastornos de
ansiedad. El resto son propios de América del Norte y Europa occidental
(Kleinman, 1996; Cohen et al., 1999; López y Guarnaccia, 2000).
Exploración de la diversidad

– Considere, por ejemplo, la anorexia nerviosa, trastorno con el cual la persona concibe ideas
inadecuadas sobre su apariencia corporal, se obsesiona con su peso y se niega a comer, en ocasiones
muriendo de inanición en el proceso. Este trastorno sólo se presenta en las culturas que albergan el
estándar social de que los cuerpos femeninos delgados son los más deseables. En la mayor parte del
mundo, donde no existe este estándar, no hay anorexia nerviosa. Curiosamente, no existe en toda
Asia, salvo dos excepciones: las clases alta y media alta de Japón y Hong Kong, en las que la
influencia occidental suele ser grande. De hecho, la anorexia nerviosa se desarrolló de manera muy
reciente incluso en las culturas occidentales. En los siglos xvii y xviii, no se presentó porque en ese
entonces el cuerpo femenino ideal en las culturas occidentales era el de una figura llena.
– De igual modo, el trastorno disociativo de identidad (personalidad múltiple) sólo representa un
problema en las sociedades donde el sentido del yo es muy concreto. En la India, el yo se basa más
en factores externos que son relativamente independientes de la persona. Ahí, cuando un individuo
manifiesta síntomas de lo que en las sociedades occidentales se consideraría un trastorno identidad
disociativa, los hindúes suponen que la persona está poseída por demonios (que conciben como
enfermedad) o por dioses (en cuyo caso no necesita tratamiento).
Exploración de la diversidad

– Además, aunque los trastornos como la esquizofrenia se hallan en todo el mundo, los factores
culturales influyen en los síntomas particulares del trastorno. De aquí que la esquizofrenia
catatónica, en la que los pacientes inmóviles parecen paralizados, en ocasiones durante días, es raro
en América del Norte y Europa occidental. En comparación, en la India, 80% de los esquizofrénicos
son catatónicos.
– Otras culturas tienen trastornos que no aparecen en Occidente. Por ejemplo, en Malasia, el
comportamiento llamado amok se caracteriza por un arranque salvaje en el que la persona, por lo
común tranquila y retraída, mata o lesiona gravemente a otra persona. Koro es una condición de los
varones del sur de Asia, quienes manifiestan pánico ante la posibilidad de que el pene se les
contraiga en el abdomen. Algunos hombres de África occidental presentan un trastorno que
denominan agotamiento mental al ingresar a la universidad; éste consiste en una sensación de
pesadez o calor en la cabeza, así como depresión y ansiedad. Por último, el ataque de nervios es un
trastorno muy común entre los latinos del Caribe, caracterizado por estremecimientos, llanto, gritos
incontrolables e incidentes de agresividad verbal o física (Cohen et al., 1999; López y Guarnaccia,
2000; Adams, 2007).
Exploración de la diversidad

– Las explicaciones de los trastornos psicológicos también difieren de una cultura a


otras. Por ejemplo, en China, los trastornos psicológicos se perciben comúnmente
como una debilidad del corazón, concepto que se deriva de miles de años de
medicina china tradicional.
– Muchos términos que se emplean para describir las emociones y los síntomas de los
trastornos psicológicos hacen referencia directa al corazón, pero la asociación no es
simplemente metafórica. Es más probable que los chinos expresen su angustia
emocional en términos de síntomas físicos como dolor del corazón, “ataque de
pánico” o “corazón irritado” que los occidentales. También es probable que perciban
su dolor emocional como un simple efecto colateral de alguna causa física
subyacente, o incluso que se concentren más en los efectos que sus síntomas tienen
en sus relaciones con amigos y familiares (Miller, 2006; Lee, Kleinman y Kleinman,
2007).
Exploración de la diversidad

– En suma, no hay que suponer que el DSM tiene la última palabra sobre los
trastornos psicológicos. Los trastornos que incluye son en buena medida una
creación, en función de las culturas occidentales en un determinado periodo, y no
debe considerarse que sus categorías tienen una aplicación universal (Tseng,
2003).
Como decidir cuando se necesita
ayuda
– Muy a menudo, por supuesto, estas inquietudes son infundadas. Como ya dijimos, las
diferencias entre el comportamiento normal y el anormal suelen ser tan confusas que
resulta fácil llegar a la conclusión precipitada de que se presentan los mismos
síntomas de ciertas formas graves de perturbación mental.
– Sin embargo, antes de concluir algo así, tenga presente que de vez en cuando todos
experimentamos emociones muy diversas, y no es infrecuente sentir una profunda
infelicidad, fantasear con situaciones extrañas o sentir ansiedad respecto de las
circunstancias de la vida. Es la persistencia, profundidad y consistencia de tal
conducta lo que diferencia las reacciones normales de las anormales. Si nunca ha
tenido dudas serias sobre la normalidad de su conducta, es poco probable que la
lectura sobre los trastornos psicológicos de otros haga que usted reevalúe su
conclusión anterior.
Como decidir cuando se necesita
ayuda
• Por otra parte, muchas personas tienen en efecto problemas que merecen
atención, y en tales casos es importante considerar la posibilidad de solicitar
ayuda profesional. La siguiente lista de síntomas sirve como directriz para
determinar si sería útil una intervención externa (Engler y Goleman, 1992):
• Sentimientos de angustia duraderos que interfieren en la sensación de bienestar,
competencia y capacidad para funcionar con eficacia en las actividades
cotidianas.
• Ocasiones en las cuales se experimenta una tensión insoportablemente elevada,
acompañada por sensaciones de incapacidad para afrontar la situación.
Como decidir cuando se necesita
ayuda
• Depresión o sentimientos de desesperanza prolongados, sobre todo cuando no
tienen ninguna causa clara (como la muerte de alguien).
• Retraimiento de los demás.
• Ideas de inflingirse daño a uno mismo o de suicidio.
• Un problema físico crónico sin una causa física determinable.
• Temor o fobia que impida realizar actividades cotidianas.
Como decidir cuando se necesita
ayuda
• La sensación de persecución por parte de los demás, o de que conspiran y traman
contra la integridad propia • Incapacidad para interactuar eficazmente con los
demás, que impida establecer amistades y relaciones afectivas.
- Esta lista ofrece un conjunto general de directrices para determinar cuándo
aumentan los problemas normales de la vida diaria más allá de la capacidad para
enfrentarlos. En tales situaciones, el método menos razonable sería estudiar con
todo cuidado los trastornos psicológicos que hemos analizado en una tentativa
por hacerse un diagnóstico. Una estrategia más razonable es buscar ayuda
profesional.