Você está na página 1de 14

LA CURACIÓN EN EL

PLANO DINÁMICO

DIFERENCIA ENTRE CURACIÓN


DEL ENFERMO Y DE LA
ENFERMEDAD
Según Hahnemann, los agentes perturbadores que vienen
del exterior a trastornar el equilibrio biológico lo hacen de
una manera puramente inmaterial, dinámica, energética. Y
gracias a una acción dinámica, los remedios curativos pueden
restablecer la salud, o sea, el equilibrio biológico.
A lo cual agrega el Páragrafo 17:

“La curación, que sucede a la desaparición de la universalidad de los


signos perceptibles y de los síntomas accidentales de la
enfermedad, tiene también por resultado la desaparición del
cambio interior de la energía vital sobre la cual se funda,
significando ello, en todos los casos la destrucción de la
enfermedad entera”.
Claramente se percibe el
pensamiento
Hahnemanniano, en el
sentido de que tanto el
hecho de enfermarse
como de curarse son
fenómenos inmateriales,
dinámicos.
La curación homeopática por la ley de los semejantes es un hecho
incontestable que no ofrece la menor duda. Esto, de acuerdo con
todas las investigaciones experimentales.
Toda enfermedad natural no quirúrgica, que expresan un
desacuerdo mórbido de naturaleza inmaterial de la energía vital,
será “dominada” o “desalojada” por la enfermedad artificial más
fuerte despertada por el remedio, la cual, al irse agotando poco a
poco, desaparecerá espontáneamente, curando así a la
enfermedad natural.
“Toda enfermedad cuenta con un poder patógeno y un
poder inmunígeno. Cuanto más dinámica o dinamizada es la
enfermeda, tanto más se acrecienta el poder inmunígeno”
Puiggrós

Algunas enfermedades Las enfermedades crónica son de


Agudas tienen un predominio gran poder patógeno y escaso
de la acción inmunígena, como poder inmunígeno, razón
consecuencia de ser muy suficiente para mantener su
dinámicas y, en ese caso, cronicidad. Son progresivas y si
siguen la evolución hasta no son tratadas debidamente
despertar naturalmente la llevan a la muerte.
reacción defensiva necesaria
para curarse por sí solas
 La enfermedad artificial o medicamentosa resulta ser todo lo contrario
de la enfermedad natural, en cuanto a su acción cuantitativa. Si la
enfermedad natural es muy patógena y muy poco inmunígena, la
enfermedad medicamentosa será lo contrario, muy inmunígena y poco
patógena.
 Una enfermedad verdadera, es decir dinámica, sólo puede ser curada en el
plano dinámico por un remedio también dinamizado, atenuado, que sea
semejante a la naturaleza de la enfermedad y a su causa real.
Paschero 26:

El carácter, la psique y la conciencia son formas de expresión o


funcionamiento de un sector orgánico del individuo, tan corporal como
cualquier órgano, y que no por llamarle mente o alma o psiquismo queda
menos fuera del yo que la densa materia de nuestro organismo. Nuestro
ser se presenta así como un yo que realiza un plan de existencia a través
del fenómeno vital que transcurre por el alma, la mente y el cuerpo.
La vida es un medio para que nuestro autentico yo se realice y la
enfermedad una lucha contra las exigencias limitadoras del mundo
interno y externo, para que la realización sea un hecho.
El enfermo “tocado” por el similimum homeopático dice que está mejor, aún
antes que sus síntomas mentales hayan desaparecido. Se siente más dueño de
sí mismo, más fuerte y capaz de soportar la lucha.
Cuando Hahneman, Hering y Kent dijeron que el enfermo se cura desde el
centro a la periferia colocaron en el camino de esa trayectoria a los síntomas
mentales, pero referidos siempre a un yo subjetivo central que discierne las
sensaciones.

Según la concepción homepática, la enfermedad patológica, significa la


consecuencia de un individuo que está perturbado íntimamente en su
personalidad profunda, desarmonizado dinámicamente en su energía vital.
OBSTACULOS DE LA CURACIÓN

EN LA PRÁCTICA MEDICA OCURRE A MENUDO QUE EL MEDICAMENTO


MEJOR INDICADO, DE ACUERDO CON LOS SÍNTOMAS CARACTERÍSTICOS
DEL SUJETO, NO PARECE MEJORARLO NI MENOS CURARLO, O EN CIERTOS
CASOS, LO ALIVIA SÓLO PARCIALMENTE. ESTA SITUACIÓN OBLIGA AL
MÉDICO A REESTUDIAR EL CASO Y TRATAR DE INDAGAR LOS FACTORES
QUE INTERVIENEN IMPIDIENDO LA ACCIÓN COMPLETA DEL REMEDIO.

YA HAHNEMANN HABÍA OBSERVADO EL FENÓMENO Y ENUNCIÓ EN SU


“ÓRGANON” MUCHAS CAUSAS POSIBLES.
He aquí las causas que Hahnemann menciona que obstaculizan la curación:

 Los traumatismos que por su gravedad repercuten sobre el estado general y que necesitan el
socorro de la cirugía.
 La conducta moral del sujeto es otro punto que preocupaba a Hahnemann: “No se descuidará
tampoco investigar si su moral y carácter son un obstáculo a la curación y es útil, por la
psicoterapia, imprimirles otra dirección, mejorarlos o reformarlos”.
 La diátesis psórica latente es otra causa mencionada por Hahnemann, en estos casos conviene
aplicar remedios antipsóricos hasta que la salud sea perfectamente restablecida.
 Los efectos alternantes de ciertos medicamentos que “provocan síntomas primarios de
naturaleza opuesta, sea totalmente, sea en sus modalidades”.
 El género de vida del paciente es otra de las posibles causas de fracaso terapéutico:
temperatura excesiva en la habitación; vida sedentaria en aire confinado; habitar regiones o
locales húmedos; agotamiento físico intelectual; emociones fuertes: cóleras, penas, enojos; etc.
 El régimen alimenticio inadecuado, el cual puede ejercer una acción patógena que debe ser
corregida en muchos individuos para lograr una curación completa, tales como: el té, el café,
todas las tisanas e infusiones, las cervezas (que contienen substancias con propiedades
medicamentosas), licores aromáticos.
La curación, desde el punto de
vista homeopático, consiste en
“el rápido, suave y permanente
restablecimiento de la salud, o “Cuando la enfermedad ha sido
alivio y obliteración de la aniquilada, la salud está
enfermedad, en toda su restablecida, ésta es la más
extensión, de la manera más alta y única aspiración del
corta, más fiable y más segura, médico que conoce la verdadera
de acuerdo con razones finalidad de su misión, la cual
claramente inteligibles” o no consiste en charlar con
principios. sonoras palabras de erudición,
sino en ayudar al enfermo”.
Close
Kent
Francisco Xavier Eizayaga

Tratado de Medicina Homeopática


¡GRACIAS!
Fabiola Jáuregui Núñez