Você está na página 1de 32

• Los malos hábitos tienen consecuencias negativas

como una mala calidad de vida, crea


insatisfacciones en diversos aspectos emocionales.

• Varios de los considerados malos hábitos traen


daños irreparables y en otros casos son difíciles de
eliminar.
• “Siete mil millones de sueños. Un solo
planeta. Consume con moderación”.
• La población está consumiendo más recursos que
nunca, lo que dificulta enormemente la capacidad
regeneradora del planeta.

• Todo cambio comienza con una pequeña acción


individual que se suma a una voz colectiva capaz de
lograr un impacto inimaginable.
Tirar desde colillas de cigarros, chicles, hasta toda clase de
basura en la vía pública.
Una vez terminas de usarla, dejar la computadora en modo de
espera.
Lavar el automóvil con manguera.
Desperdiciar cantidad de agua mientras te bañas o te lavas los
dientes.
• No utilizar bolsas reciclables para ir al mercado.
• No separar correctamente la basura en orgánica e inorgánica.
• Dejar conectados los aparatos electrodomésticos aun cuando
no los estás usando.
• Tirar pilas o baterías en la basura, lo adecuado es llevarlas a
centros de reciclaje.
• Comprar productos de limpieza que no son biodegradables.
• Hacer que la secadora haga todo el trabajo, en lugar de
aprovechar el sol.
• No cuestionarse si es realmente necesario imprimir un
documento.
• Dejar prendidas las luces aunque no quede nadie en la
habitación.
• No utilizar el transporte público en los días que no tienes prisa.
• No limpiar tus deshechos cuando vas de visita a un bosque o
playa.
• Comprar botellas de plástico en lugar de optar por otro
material menos contaminante.
• Desperdiciar papel higiénico.
• Fumar, consumir con frecuencia productos con aceite de palma o
utilizar el coche privado, además de ser hábitos nocivos para
la salud, lo son también para el medio ambiente.

• Podemos realizar diversas acciones a diario, como las famosas


tres erres del ecologismo (reducir, reutilizar y reciclar) para
evitarlas.
• Los ciudadanos pueden usar y reclamar una movilidad más
sostenible: viajar en transporte público, ir a pie o en bicicleta y
combinar cualquiera de dichos sistemas.

• Y si no queda otra que emplear el vehículo privado, elegir un


modelo menos contaminante, realizar una conducción eficiente o
compartirlo con otras personas.
• Toallitas, tampones, lejía, medicamentos, pinturas, restos
de comida, etc. La lista de residuos que acaban en el
inodoro y no deberían arrojarse es cada vez mayor y,
con ello, su impacto ambiental y económico.

• Los ciudadanos deben evitar tirar dichos residuos por el


váter y buscar alternativas para deshacerse de ellos,
como el cubo de la basura o sistemas de reciclaje de
residuos propicios para ello.
• Separar los residuos domésticos y depositarlos en su
contenedor para su posterior reciclado puede parecer un
esfuerzo inútil, si no se conocen sus beneficios ambientales.

• Una vez que los ciudadanos tienen claro cómo reciclar bien, se
convierte en un hábito diario sencillo de realizar.
• El sistema de consumo actual del "usar y tirar" es
insostenible en un planeta de recursos finitos.

• Sus impactos son cada vez más evidentes:


 agotamiento de recursos naturales
 aumento de los residuos
 la contaminación y el cambio climático

• Los consumidores pueden asumir en su día a día las tres


erres (reducir, reutilizar y reciclar), de manera que los
impactos ambientales se minimizan.
• El consumo de agua embotellada ha crecido de manera
espectacular en los últimos años.

• La extracción, envasado, transporte y su posterior eliminación


genera toneladas de residuos y un gasto innecesario de
recursos.
• EVITA LOS MALOS HABITOS

• AYUDA A NUESTRO PLANETA

• AYUDA A NUESTRA COMUNIDAD Y A TUS SERES QUERIDOS.