Você está na página 1de 6

Estrategias para el Aula

 Atención y estimulación temprana

 Tener una cercanía con sus alumnos, de esta forma conocer cuáles son las
capacidades del niño, las potencialidades e intereses a desarrollar.
Proporcionarle oportunidades para el éxito.

 Utilizar imágenes, fotografías u otro material además de la entrega de


instrucciones, con esta metodología se presentan nuevas experiencias y
nuevas forma de ver las cosas.

 Reforzar las conductas positivas que realicen los alumnos a través de


pequeños regalos, alabanzas por ejemplo.

 Ayudar al niño a ser partícipe de organizaciones o grupos, de esta manera


obtiene destrezas sociales, morales las cuales son útiles para la vida diaria.

 Es importante trabajar la autoestima, la autodeterminación, las habilidades


sociales y la capacidad de tolerar frustraciones. Hay que apoyar a la
persona pero nunca sobreprotegerla o decidir por ella.

 Aprender lo que más se pueda sobre la inteligencia límite para ir en ayuda


del niño/a.

 Comunicarse en forma continua con especialistas en el centro educativo o


en otros centros.

 Ser tan concreto como sea posible. Demostrar lo que desea decir en lugar
de ofrecer sólo instrucciones verbales. Enseñar con dibujos, mostrar una
foto. Y en lugar de sólo presentar una foto, proporcionar al alumno
materiales y experiencias prácticos y la oportunidad de probar las cosas.

 Dividir las tareas nuevas y más largas en pasos más pequeños. Demostrar
los pasos. Hacer que el alumno realice los pasos, uno por uno.
Proporcionar ayuda cuando sea necesario.

 Proporcionar al alumno comentarios inmediatos de alabanza cuando realice


algo bien.

 Enseñar al alumno destrezas de la vida útiles para la vida diaria, social,


moral y ocupacional. Hacer que el alumno participe en actividades de grupo
o en organizaciones.

 Trabajar junto con los padres del niño y junto a todo el personal escolar
para crear e implementar un plan educacional especial para cumplir con las
necesidades de cada alumno. Compartir información en una forma regular
sobre cómo le va al alumno en la escuela y en casa.

 Ubicación física adecuada en el aula según las necesidades físicas del


alumnado para reforzar la atención y concentración.

 Introducir los contenidos del tema con palabras clave.

 Acompañar el aprendizaje con enunciados claros. Estructuras sintácticas


simples y vocabulario concreto (siempre que sea posible).

 Finalizar la clase con 2 o 3 ideas claves.

 Realizar trabajos por proyectos o centros de interés.


 Regular y marcar los tiempos de la actividad o tarea: Inicio, Desarrollo,
Cierre.

 Aprendizaje colaborativo.

 Usar materiales atractivos y vistosos, objetos concretos.

 Intencionar contacto visual (“obligarlo” a que ponga atención).

 Trabajar todos los canales perceptivos.

 Dada la acusada influenciabilidad a que se encuentra sometido el alumno


con Inteligencia Límite, es esencial que exista una estrecha colaboración
entre todas las personas cercanas a él con el fin de llegar a un acuerdo en
la forma de comportarse y en las exigencias que se le piden a ese niño.

 Se debe ser consciente de que las personas con inteligencia limítrofe viven,
generalmente, a lo largo de su infancia y adolescencia más experiencias de
fracaso que de éxito, y esto conlleva que en muchas ocasiones eviten
enfrentarse a situaciones en las que corran peligro de equivocarse. La poca
tolerancia a la frustración limita la vivencia de experiencias personales que
ayudan a cualquier persona a crecer y madurar. La autoestima se resiente y
su bienestar disminuye, siendo probable que surjan trastornos emocionales
o conductuales.
Estrategias para la Familia

 Perder el miedo a la etiqueta: inteligencia límite. Lo importante siempre es


que todo niño aprende en función de su propia capacidad y en función de
las expectativas que sobre él tienen sus padres. No poner límites a su hijo.

 Aprenda más sobre la inteligencia límite (borderline en inglés). Mientras


más sabe, más puede ayudarse a sí mismo y a su niño.

 Anime a su niño a ser autónomo. Por ejemplo, ayúdele a que aprenda las
destrezas para el cuidado diario tales como vestirse, comer sólo, usar el
baño.

 Cuente con él. Dele tareas a su hijo para hacer. Tenga en mente su edad,
su capacidad para mantener atención, y sus habilidades. Divida la tarea en
pasos pequeños. Por ejemplo, si la tarea es de poner la mesa, pídale
primero que ponga el mantel, después que saque la cantidad apropiada de
servilletas. Después pídale que ponga una servilleta en el lugar de cada
miembro de la familia en la mesa. Haga lo mismo con los platos, uno por
uno. Explíquele lo que debe hacer, paso por paso, hasta que termine el
trabajo. Agradézcale mucho el esfuerzo. Demuestre su satisfacción por
cómo ha realizado el trabajo.

 Ayúdele cuando su hijo necesite ayuda. Pero sólo la ayuda necesaria para
que sea el niño quien realice la tarea. Para que se sienta útil. Para que sea
feliz.

 Averigüe cuáles son las destrezas que está aprendiendo su niño en la


escuela. Busque maneras de aplicar aquellas destrezas en casa. Por
ejemplo, si el maestro está repasando una lección sobre el dinero, lleve su
niño al supermercado. Ayúdele a contar el dinero para pagar la cuenta.
Ayúdele a contar el cambio.

 Busque oportunidades dentro de su comunidad para que su hijo realice


actividades sociales tales como ir de excursión con los Boy Scouts o
actividades teatrales en su centro de recreo y deportes. Esto ayudará a su
niño a desarrollar destrezas sociales y divertirse.

 Hable con otros padres cuyos niños tienen inteligencia límite. Los padres
pueden compartir consejos prácticos y apoyo emocional. Reúnase con la
escuela y desarrolle un plan educacional para tratar las necesidades de su
niño. Manténgase en contacto con los maestros de su niño.