Você está na página 1de 4

CICLOS DE STIRLING Y ERICSSON 

Los  ciclos  ideales  de  Otto  y  Diesel  analizados  se  componen  por  completo  de  procesos  internamente 
reversibles  y  por  lo  cual  son  ciclos  internamente  reversibles.  Sin  embargo,  estos  ciclos  no  son  del  todo 
reversibles,  puesto  que  incluyen  transferencia  de  calor  debido  a  una  diferencia  de  temperatura  finita 
durante los procesos no isotérmicos de adición y rechazo de calor, los cuales son irreversibles. Por tanto, la 
eficiencia térmica de un motor de Otto o Diesel será menor que la de un motor de Carnot, que opera entre 
los mismos límites de temperatura. 
 
Considere una máquina térmica que opera entre un depósito de alta temperatura a TH y un depósito a baja 
temperatura  a  TL.  Para  que  el  ciclo  de  la  máquina  de  calor  sea  totalmente  reversible,  la  diferencia  de 
temperatura entre el fluido de trabajo y la fuente (o sumidero) de energía térmica nunca debe exceder una 
cantidad  diferencial  dT  durante  cualquier  proceso  de  transferencia  de  calor.  Es  decir,  los  procesos  de 
adición y de rechazo de calor durante el ciclo deben suceder de modo isotérmico, uno a cierta temperatura 
de TH  y el otro a una temperatura de TL. Esto es precisamente lo que sucede en un ciclo de Carnot. 
 
Hay otros dos ciclos que implican un proceso de adición de calor isotérmico a TH y un proceso de rechazo de 
calor isotérmico a TL : el ciclo Stirling y el ciclo Ericsson. Difieren del ciclo de Carnot en que los dos procesos 
isentrópicos son sustituidos por dos procesos de regeneración a volumen constante en el ciclo Stirling, y por 
dos procesos de regeneración a presión constante en el ciclo Ericsson. Ambos ciclos utilizan regeneración, 
un  proceso  durante  el  cual  se  transfiere  calor  a  un  dispositivo  de  almacenamiento  de  energía  térmica 
(llamado regenerador) durante una parte del ciclo y se transfiere de nuevo al fluido de trabajo durante otra 
parte del ciclo (figura 4.18). 

 
 
Figura 4.18  El regenerador es un dispositivo que le pide prestada la energía al fluido de trabajo durante una 
parte del ciclo y que se la paga (sin intereses durante otra parte. 
 
 
La figura 4.19b muestra los diagramas T‐s y P‐v  del ciclo Stirling, el cual está integrado por cuatro procesos 
totalmente reversibles: 
 
1‐2 Expansión a T = constante  (adición de calor de una fuente externa) 
2‐3 Regeneración a v = constante (transferencia de calor interna del fluido de trabajo al regenerador) 
3‐4 Compresión a T = constante (rechazo de calor en un sumidero externo) 
4‐1 Regeneración a v = constante (transferencia de calor interna de un regenerador de nuevo al fluido 
de trabajo) 
 
La ejecución del ciclo Stirling requiere equipos de tecnología avanzada. Los motores Stirling reales, incluso el 
patentado originalmente por Robert Stirling, son muy pesados y complicados. 
 

 
 
Figura 4.19 Diagramas T‐s  y P‐v de los ciclos de Carnot, Stirling y Ericsson. 
 
 
Los diagramas T‐s y P‐v del ciclo Ericsson se muestran en la figura 4.19c. El ciclo Ericsson es muy similar al 
ciclo Stirling, salvo en que los dos procesos a volumen constante se sustituyen por dos procesos a presión 
constante. 
 
En la figura 4.20 se muestra un sistema de flujo permanente que opera en un ciclo Ericsson. 
 

 
 
Figura 4.20 Un motor Ericsson de flujo permanente. 
 
Aquí  los procesos de expansión  y compresión isotérmicos  se ejecutan en un  compresor  y en una turbina, 
respectivamente, y un intercambiador de calor de contra‐flujo sirve como un regenerador. Las corrientes de 
fluido caliente y fría entran al intercambiador de calor desde extremos opuestos, y la transferencia de calor 
sucede entre las dos corrientes. En el caso ideal, la diferencia de temperatura entre las dos corrientes de 
fluido  no  excede  de  una  cantidad  diferencial  en  cualquier  punto,  y  la  corriente  de  fluido  fría  sale  del 
intercambiador de calor a la temperatura de entrada de la corriente caliente. 
 
Los ciclos de Stirling como los de Ericsson son totalmente reversibles como lo es el ciclo de Carnot; por lo 
tanto,  de  acuerdo  con  el  principio  de  Carnot,  los  tres  ciclos  tendrán  la  misma  eficiencia  térmica  cuando 
operen entre los mismos límites de temperatura: 
 
TL
    ηt , Stirling = ηt , Ericsson = ηt ,Carnot = 1 −  
TH
 
 
EJEMPLO 
Con un gas ideal como fluido de trabajo demuestre que la eficiencia térmica de un ciclo Ericsson es idéntica 
a la eficiencia de un ciclo de Carnot que opera entre los mismos Iímites de temperatura. 
 
Solución 
En  un  proceso  isotérmico  reversible,  la  transferencia  de  calor  se  relaciona  con  el  cambio  de  entropía 
mediante 
 
    q = T ⋅ Δs  
 
El cambio de entropía de un gas ideal durante un proceso isotérmico está dado por  
 
Ts P P
    Δs = C p ln − R ln s = − R ln s  
Ti Pi Pi
 
Entonces  el  valor  de  la  entrada  de  calor  y  de  la  salida  de  calor  puede  expresarse,  en  una  base  de  masa 
unitaria, como 
 
P2 P
    q ent = q12 = TH ( s 2 − s1 ) = TH (− R ln ) = R ⋅ TH ln 1  
P1 P2
 
P4 P
y     qsal = −q34 = −TL ( s4 − s3 ) = −TH (− R ⋅ ln ) = R ⋅ TL ln 4  
P3 P3
 
De modo que la eficiencia térmica del ciclo de Ericsson se vuelve  
 
qsal R ⋅ TL ln( P4 / P3 ) T
    ηt , Ericsson = 1 − =1− =1− L  
qent R ⋅ TH ln( P1 / P2 ) TH
 
puesto que P1  = P4 y P3  = P2 . Observe que este resultado es independiente de si el ciclo se ejecuta en un 
sistema cerrado o de flujo permanente. 
 
Los  ciclos  Stirling  y  Ericsson  son  difíciles  de  alcanzar  en  la  práctica  puesto  que  incluyen  transferencia  de 
calor  debida  a  una  diferencia  de  temperatura  diferencial  en  todos  los  componentes,  incluyendo  el 
regenerador. 
 
Tanto el motor Stirling como el Ericsson son motores de combustión externa. Es decir, en estos motores el 
combustible se quema fuera del sistema, de modo contrario a los motores de gasolina o  diesel, donde el 
combustible se quema dentro del cilindro. 
 
A pesar de las limitaciones físicas y los aspectos imprácticos asociados con ellos, tanto el ciclo Stirling como 
el  Ericsson  envían  un  importante  mensaje  a  los  ingenieros  de  diseño:  la  regeneración  puede  aumentar  la 
eficiencia. No es una coincidencia que las modernas turbinas de gas y las plantas eléctricas de vapor hagan 
un amplio uso de la regeneración.