Você está na página 1de 6

M14. U2. S5. Actividad 2.

El espacio
marítimo.

Estudiante: Fernando Avila Castro.


Matrícula: ES162000250
Escuela: UnADM.
Programa educativo: Licenciatura en Derecho.
Nivel: Licenciatura.
Módulo 14: Internacionalización del Derecho en su ámbito público.
Unidad 2: Derecho Internacional Constitucional.
Sesión 5: Ámbito espacial de validez de las actividades del Estado.
Actividad 2: El espacio marítimo.
Docente: Mtro. Alberto Vega Hernández.
Fecha: 9 de septiembre de 2018
Desarrollo

Mar territorial Zona económica exclusiva

Zona contigua Alta mar

El mar territorial: es el sector del océano; mide 12 millas marinas a partir de la línea de
base. El Estado ejerce plena soberanía, al igual que en las aguas interiores. Sin embargo,
debe otorgar el derecho de paso inocente.

El artículo 2º de la CONVEMAR establece tres supuestos:

 La soberanía del Estado costero se extiende más allá del territorio de sus aguas
interiores y, en el caso del Estado archipielágico, de sus aguas a la franja del mar
adyacente designada con el nombre de mar territorial.
 La soberanía se prolonga al espacio aéreo sobre el mar territorial, así como al lecho
y al subsuelo de ese mar.
 La soberanía sobre el mar territorial se ejerce con apego a las normas de Derecho
Internacional.

La CONVEMAR, en el segundo párrafo del artículo 2º admite y reconoce la soberanía plena


que el Estado ribereño ejerce sobre el mar territorial, su lecho y su subsuelo, y el espacio
aéreo. La única crítica a dicha soberanía “es otorgar el derecho de paso inocente a terceros
Estados”.

“El derecho de paso inocente radica en permitir el paso pronto, continuo rápido e
ininterrumpido, a todo barco o aeronave que atraviese el territorio nacional, siempre que se
desarrolle en periodos de paz y portando la bandera de la nacionalidad”.

Como se mencionó, la medición de la anchura del mar territorial parte de la línea de base
normal o línea de base recta, a partir de la cual el mar territorial se prolonga hasta un
máximo de 12 millas marinas. En el supuesto de que dos zonas de mar territorial se
encuentren frente a frente o sean contiguas, la CONVEMAR solucionará el problema
mediante el trazo de una línea media, cuyos puntos sean paralelos a cada uno de los
Estados. (UnADM, 2018)

La zona contigua: forma parte del mar territorial; es la extensión del mar adyacente al mar
territorial que abarca desde las 12 hasta las 24 millas marinas contadas a partir de la línea
de base, que mide la anchura del mar territorial. En este caso, los Estados ribereños pueden
ejercer su jurisdicción con el fin de asegurar el cumplimiento de ciertos ordenamientos
jurídicos, tales como leyes aduaneras y financieras, de inmigración y normas sanitarias
(artículo 33, apartado 1, de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar).

La zona contigua es la que sigue junto al mar territorial. La razón de su existencia es por
tratarse de cuerpos de agua. La CONVEMAR concede 12 millas marinas adicionales para
que el Estado ejerza sus derechos territoriales de fiscalización en materias aduanera,
migratoria, sanitaria y tributaria.

El precedente normativo de esta zona contigua encuentra su fundamento con las dictadas
Hovering Acts británicas, para reprimir el contrabando de tabaco y sal de los buques de
España, además de ir contra leyes aduaneras norteamericanas enfocadas a evitar y
prevenir el contrabando de bebidas alcohólicas(UnADM, 2018)

La zona económica exclusiva (ZEE): también conocida como mar patrimonial, es un área
marina que se extiende desde el límite exterior del mar territorial hasta alcanzar una
extensión máxima de 200 millas náuticas, contadas a partir de la línea de base normal o
recta desde la que se mide la anchura de éste.

La zona económica exclusiva es la franja marítima localizada más allá del mar territorial,
con una extensión de hasta 200 millas marinas sobre ella. Cada Estado asegura la
preservación de los recursos vivos y no vivos de una región, al no ser amenazada por una
explotación excesiva. Ante esto, la Convención del Mar (CONVEMAR), en el artículo 56,
contiene los derechos y deberes del Estado ribereño en la zona económica exclusiva, la
jurisdicción de la materia en construcción y utilización de islas artificiales, investigación
científica marina y protección del medio marítimo.

Además, todos los Estados, sean costeros o sin litoral, gozarán de las siguientes libertades:
de navegación, de sobrevuelo, de tender cables y tuberías submarinas y de pesca limitada.
Los países sin acceso o derecho al mar no tienen zona exclusiva ni plataforma continental
y, por lo tanto, no están incluidos en la lista que propone la Convención.(UnADM, 2018)

El alta mar: lo conforman todas las partes del mar que no están incluidas en la zona
económica exclusiva ni en las aguas archipelágicas pertenecientes a un Estado
determinado. Según lo establece la Convención del Derecho del Mar, en su artículo 87, el
alta mar o res communis omnium es lo que se “conoce como aguas interiores y es el
patrimonio común de la humanidad”, y no puede ser apropiado por un solo Estado o grupos
de Estados.

Bajo estas circunstancias, todos los Estados, sean ribereños o sin litoral, tienen por derecho
las siguientes libertades: navegación, sobrevuelo, tender cables y tuberías submarinos,
construir islas artificiales y otras instalaciones tales como pesca y de investigación científica.
(UnADM, 2018)

Derecho de paso de inocente

En la Convención sobre el Mar Territorial l existen disposiciones precisas que regulan el


tránsito inocuo de los buques de cualquier Estado, con litoral marítimo o sin él, a través
del mar territorial. Por paso se entiende " e l hecho de navegar por el mar territorial, ya
sea para atravesarlo sin penetrar en las aguas interiores, ya sea p ara dirigirse hacia
alta mar viniendo de ellas ". Par a que ese paso sea inocente, es indispensable que no
perjudique la paz, el orden o la seguridad del Estado ribereño y, en el caso de buques de
pesca extranjeros, que cumplan con las leyes y reglamentos dictados y publicad os por
el Estado ribereño a fin de evitar que esos buques pesquen dentro del mar territorial.

La Convención impone ciertos deberes al Estado ribereño, como evitar dificultades al


paso inocente y dar a conocer los peligros que amenacen a la navegación en su mar
territorial. " Correlativamente, el Estado costanero tiene derecho a tomar medidas para
impedir todo paso que no sea inocente, p ara evitar infracciones por buques que se
internen en sus aguas interiores y p ara suspender temporalmente y en ciertas áreas de su
mar territorial el paso inocente de buques extranjeros, cuando así lo exija su seguridad.

A su vez, los buques extranjeros, aunque subordinados a la jurisdicción del Estado


cuya bandera en arbolan, por encontrarse en aguas sometidas a la soberanía de otro
Estado quedan sujetos a las leyes y reglamentos dictados por el Estad o ribereño, sobre
todo en lo que toca a transportación y navegación. Los buques extranjeros quedan
exentos de todo gravamen, salvo la remuneración por servicios prestados a ese buque.

Desde 1940, la Ley de Vías Generales de Comunicación establece las normas a las
que han de sujetarse los buques que se encuentren en mar territorial mexicano. En lo
que toca al paso inocente, señala que la navegación en los mares territoriales de la
República es libre, para las embarcaciones de todos los países, en los términos del
derecho y tratados internacionales. Po r el hecho de navegar en aguas mexicanas, las
embarcaciones extranjeras quedan sujetas al cumplimiento de la legislación nacional. Los
puertos de altura de la República se encuentran abiertos al comercio de todas las naciones.
(Sepúlveda, 1972)
Fuentes de consulta
Sepúlveda, A. B. (OCT-DIC de 1972). EL DERECHO DEL MAR.

UnADM. (7 de septiembre de 2018). unadmexico.blackboard.com. Obtenido de


unadmexico.blackboard.com:
https://unadmexico.blackboard.com/bbcswebdav/institution/DCSA/MODULOS/DE/
M14_DEIDPU/U2/S5/Descargables/DE_M14_U2_S5_TA.pdf